Podemos ataca al Rey y le exige una condena de “los negocios turbios” del Emérito

"Nada de nada". Pablo Echenique acusa a Felipe VI de "ocultar" información deliberadamente mientras Gabriel Rufián desprecia al monarca: "No ha colado"

Podemos ha salido a atacar el discurso de Felipe VI, que ha hecho una mención implícita de los escándalos de su padre al asegurar que los “principios morales y éticos” están “por encima de cualquier consideración”, incluso si afecta a otras personas o “familiares”. Para los morados eso no ha sido suficiente, y le piden una condena explícita de los “negocios turbios” de Juan Carlos I. 

“Nada de nada”, ha lamentado Pablo Echenique a través de Twitter. El portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos ha asegurado que el Rey podría haber explicado “por qué ocultó (durante 2 elecciones generales) que (al menos) desde marzo de 2019 conocía los negocios turbios de su padre y por qué sólo lo reconoció el 15/03/2020, con España en shock por el confinamiento y tras publicarlo el Telegraph“. 

“Nos ha dicho un montón de cosas que ya sabíamos y, respecto del elefante en la habitación, se ha citado a sí mismo en 2014… como si no hubiera novedades”, ha lamentado Echenique. Los socios del Gobierno también han salido al ataque. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha respondido con ironía a un dicurso que, a su juicio, “no ha colado”: “Tan malo no será si nunca ha perdido unas elecciones”. 

Muy distinto ha sido el tono del líder del PP, Pablo Casado, quien ha asegurado que el discurso de Felipe VI ha sido “impecable” al mostrar “su cercanía con los españoles que peor lo pasan con la crisis”: “Y defiende la unidad nacional, la concordia constitucional y la ejemplaridad de las instituciones. Juntos superaremos esta situación con un gran Rey al frente”. 

El constante desgaste de Podemos a la Jefatura del Estado

El vicepresidente segundo del Gobierno ha lanzado esta dura réplica contra el Jefe del Estado tras semanas de ataques a la institución monárquica. Podemos ha aprovechado la crisis abierta con las irregularidades de Juan Carlos I para poner en entredicho la figura de Felipe VI.

La última propuesta de Podemos ha sido la de regular “lo que puede y lo que no puede decir” Felipe VI, para acotar todavía más el “rol institucional” con la excusa de salvaguardar su neutralidad política. El presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, ha defendido que este proyecto de ley –que el PSOE ya ha anunciado que no apoyará– dará “transparencia” a la Casa Real y terminará con los “privilegios y la opacidad”. 

Antes que esta propuesta, Podemos ha lanzado otros ataques contra la institución. El partido morado, de la mano del ala más republicana del PSOE, presionan para que el Rey Emérito pierda su título y quede fuera de la Familia Real. Tal y como publicó Economía Digital, el argumento del círculo que rodea a Pablo Iglesias es tan simple como contundente: “Es la única forma de limpiar la monarquía”. 

Pese a los embistes de Podemos y la situación generada por los escándalos del Emérito, la monarquía aguanta con buena salud. Según un sondeo publicado por Metroscopia, Felipe VI consigue el aprobado de un 74% de los españoles, que dan apoyo a la forma en la que está desempeñando sus funciones.

Felipe VI: los “principios morales” se anteponen a la familia

El Rey ha hecho una mención implícita a la situación de su padre al remarcar en su discurso navideño la necesidad de respetar los “principios morales y éticos”. El monarca ha asegurdado que estos valores cívicos “están por encima de cualquier consideración, de naturaleza que sea, incluso de las personales o las familiares“.

“Así lo he entendido yo siempre, en coherencia con mis convicciones, con la forma de entender mis responsabilidades como jefe de Estado y con el espíritu renovador que inspira mi Reinado desde el primer día”, ha argumentado en su discurso con el cual el monarca ha pretendido distanciarse del escándalo de Juan Carlos I.

El monarca también ha reivindicado vigencia del sistema democrático nacido en 1978: “Una Constitución que todos tenemos el deber de respetar; y que en nuestros días, es el fundamento de nuestra convivencia social y política; y que representa en nuestra historia, un éxito de y para la democracia y la libertad”. 

Felipe VI, que ha centrado parte de su discurso en la pandemia, ha animado a “no bajar la guardia”: “La superación de esta enfermedad llegará gracias a la ciencia y a la investigación. […] Los nuevos tratamientos contra el virus y el desarrollo de las vacunas que están en marcha nos ofrecen ya una gran esperanza“.