Podemos da por hecha la prórroga del estado de alarma tras el 4M

Unidas Podemos considera que Sánchez cambiará de opinión tras el 4M y prorrogará el estado de alarma ante las presiones de los territorios y las fuerzas parlamentarias.

El presidente del grupo parlamentario confederal de Unidas Podemos y portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens. Foto: Efe

El presidente del grupo parlamentario confederal de Unidas Podemos y portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens. Foto: Efe

Unidas Podemos da por hecho que el presidente del Gobierno cambiará de discurso tras el 4M y prorrogará el estado de alarma por presión y aclamación del resto de fuerzas parlamentarias. Así de contundentes se muestran desde el partido morado al sumarse al resto de formaciones y solicitar una nueva prórroga tras el 9 de mayo.

Los de Pablo Iglesias consideran que los socialistas “no se atreven” a anunciarlo en campaña electoral y que Sánchez tampoco quiere arriesgarse a salir derrotado en el Congreso por falta de apoyos, así que “esperarán” hasta después del 4M para plantear una reforma exprés que apoyen todas las fuerzas parlamentarias y salir airoso, al menos otros 15 días más para coordinar un plan tras el estado de alarma.

Los socialistas insisten estos días en campaña en que la ciudadanía “está harta” y “no podemos prorrogar por más tiempo el estado de alarma porque, además, hay herramientas suficientes para seguir frenando la pandemia”, señalan a ED. “Tendrá que haber prórroga”, señalan tajantes desde Podemos.

En público, la coportavoz de los morados, Isa Serra, dijo el jueves que no le gustaría que se tuviera que utilizar otra prórroga del estado de alarma. Sin embargo, sus compañeros, en privado, dan por hecha otra prórroga. La formación en el País Vasco también lo tiene claro: “Se deben contar con herramientas necesarias que den a la instituciones seguridad jurídica”.

La coordinadora general de Podemos en el País Vasco, Pilar Garrido, ha sido la única que, de momento, se ha atrevido en público a confrontar con el Gobierno y a seguir la “temeridad”, con la que calificó el PNV la intención de Sánchez.

“Entrar en terrenos de incertidumbre no es nada bueno. Habrá que tomar las medidas responsables, que pueden ser, ojalá, que no haga falta el estado de alarma o que deba seguir”, sugirió Garrido.

Trámite exprés

En las filas moradas dan por hecha la medida y señalan el “miedo” de los socialistas a decir lo contrario con la campaña de la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, que antepone la “libertad” ante las restricciones del Gobierno.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros. Foto: EFE

Los socialistas, sin embargo, si cambiaran de opinión ante las presiones del resto de partidos en la Cámara Baja tendrían que iniciar el procedimiento mediante un trámite exprés, ya que apenas quedarían días para que se pudiera votar el estado de alarma.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tendría que convocar un pleno extraordinario porque tras el 4M no hay un pleno previsto en el calendario de sesiones. El nuevo decreto ley tendría que aprobarse en Consejo de Ministros y enviarlo posteriormente al Congreso para su aprobación en la Mesa. Acto seguido, se tendría que aprobar definitivamente en un pleno convocado al uso en la Cámara Baja.

Los morados se escudan en el coste político que tendría para el Gobierno no prorrogar aunque sean 15 días más el estado de alarma, con el Congreso en contra y la posibilidad de una quinta ola.

Pese a la insistencia del Gobierno en que sí existen los instrumentos necesarios para afrontar otra excepcionalidad, las comunidades se posicionan en contra solicitando un nuevo desarrollo en algunas leyes sanitarias para contar con los instrumentos jurídicos adecuados.

La mayoría de los territorios reclamaron en el último Consejo Interterritorial de Salud que se modificase el texto del decreto para permitir los confinamientos domiciliarios. Veremos si después de la campaña, los socialistas aceleran los trámites y se rinden ante las numerosas presiones de los territorios y el arco parlamentario, que incluye ahora a su socio de Gobierno, Unidas Podemos.