PP, Vox y Cs acorralan a Marlaska por el cese de De los Cobos

El ministro del Interior se defiende de las críticas de PP, Vox y Cs insistiendo en que no conoce el informe de la Guardia Civil sobre el 8M

El escándalo del cese del coronel Diego Pérez de los Cobos ha propiciado una contundente ofensiva de los grupos de la oposición durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso. Partido Popular, Vox y Ciudadanos han salido en tromba contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en busca de respuestas por la purga del coronel como máximo responsable de la Comandancia de Madrid.

La oposición ha pedido a Marlaska que dimita, no solo ya por la destitución del coronel de la Guardia Civil en Madrid, sino también por intentar sofocar la crisis con el anuncio de la equiparación salarial de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Para partidos como PP, Vox y Cs, el incremento de sueldo de los guardias civiles anunciado a la luz de la polémica por el cese de De los Cobos es una “cortina de humo” para desviar la atención y comprar el silencio de los agentes del cuerpo policial.

Las formaciones de la oposición también han acusado al ministro de forzar el despido del coronel de la Guardia Civil tras presionarle para que le informara de la investigación sobre el 8M que se desarrolla en un juzgado madrileño. Le han preguntado si el pasado domingo varios altos cargos dependientes de su departamento llamaron a De los Cobos para pedirle datos sobre la investigación judicial, y si finalmente ha sido también por la vía telefónica que se ha comunicado su cese por no colaborar con el ministro.

Marlaska ha asegurado, una vez más, que no conoce el informe sobre el 8M que la Guardia Civil entregó a un juzgado de instrucción madrileño. Un informe que incluso ya se ha filtrado a los medios de comunicación, pero que el titular del Interior asegura no haber leído. Y ha añadido que los altos cargos a los que se ha acusado de injerencia en esta polémica, como la directora general de la Guardia Civil, María Gámez (contra quien Vox ha presentado una querella), gozan de su total confianza.

Cuestionado sobre por qué ha anunciado la equiparación salarial de la Guardia Civil en plena polémica, Marlaska ha defendido que este ha sido un propósito de su Ministerio del Interior desde la segunda mitad de 2018, que ya en febrero pasado avanzó ante la respectiva comisión del Congreso que realizaría el primer tramo en breve (y que el mismo fue retrasado por el estado de alarma), y que en la comisión de secretarios de Estado del pasado jueves el incremento salarial ya estaba en el orden del día.

Es decir, todo es una lamentable coincidencia, desde el punto de vista de Marlaska, a quien los diputados del PSOEUnidas Podemos incluso han aplaudido de pie tras alguna de sus respuestas a la oposición. En todos los casos, el ministro eludió las preguntas sobre si hubo una operación para recabar información sobre la investigación del 8M desde su departamento y a lo interno de la Guardia Civil.

Presiones a De los Cobos

El diputado del PP Mario Garcés ha preguntado a Marlaska si la equiparación salarial se ha anunciado para encubrir las “decisiones arbitrarias” adoptadas por su departamento. “Evidentemente, no”, ha respondido el ministro, alegando que desconoce “qué decisiones arbitrarias” se han adoptado. “Las desconozco porque no las habría asumido”, ha añadido, explicando que están “cumpliendo con lo que prometimos” en febrero en la comisión del Interior en el Congreso.

Sobre el cese, Marlaska ha insistido en que “estamos en un plan de remodelación del equipo del Interior” y que se están conformando equipos “de libre designación”. Otro diputado popular, Eloy Suárez, ha puesto en cuestión estas afirmaciones, remitiéndose al turbio episodio del informe de la Guardia Civil sobre el 8M. “Usted quería conocer el contenido del informe a toda costa y presionó a Pérez de los Cobos pidiéndole que cometiera delito”, ha afirmado el parlamentario.

“El hecho de ser diputado no da derecho a imputar delitos graves a un ministro ni a nadie sin una mínima prueba”, ha respondido el ministro. “Yo no hablo ni del Poder Judicial ni del informe del que no tengo conocimiento” y “nosotros no hacemos injerencia alguna”, ha asegurado. A Macarena Olona, de Vox, que ha lanzado acusaciones en la misma línea, le ha reprochado que “no saben de lo que hablan o mienten a sabiendas” de que es mentira, y que sus declaraciones “denotan un odio profundo”.

Olona ha asegurado que, el pasado domingo, Pérez de los Cobos recibió varias llamadas de tenientes y altos cargos de la Guardia Civil pidiendo información sobre el informe del 8M. “¿Ordenó su cese por cumplir con su función?”, ha dicho la diputada de Vox. Su compañero, Ignacio Gil Lázaro, ha ido más allá, acusándole de cargar “contra funcionarios que se resisten a sus presiones” y calificando su conducta de “miserable, mentirosa y presuntamente delictiva”.

También Edmundo Bal, de Ciudadanos, ha mostrado su enfado por esta polémica. “Nos parece una indignidad” que se utilice la equiparación salarial “como cortina de humo para que no nos fijemos en el cese del coronel”, ha manifestado. “Han roto las reglas de las relaciones entre poder político y administración. Ustedes quieren una administración servil y usan las coacciones y amenazas de los ceses para que los funcionarios tengan miedo de perder su salario”, ha añadido. “¿Fue usted el que ordenó el cese?”.

Marlaska ha respondido que, “visto el exceso dramático” de la intervención de Bal, “estoy convencido de que no se cree lo que ha dicho”.