Primera voz en el PSOE que pide una rebelión contra Sánchez

El exdirigente del PSE Nicolás Redondo anima a los barones del PSOE a “levantar la voz” por las cesiones que se están cocinando para ERC

El exdirigente del PSE-EE-PSOE Nicolás Redondo ha advertido a sus compañeros de partido que “el silencio nunca es bueno, ni por disciplina ni por lealtad” en referencia a la negociación del PSOE con ERC para formar Gobierno. Redondo está convencido de que, en esa negociación, el PSOE no cometerá ninguna ilegalidad pero teme que “el espacio de cesiones políticas puede ser muy amplio sin ser ilegal”.

Redondo sentencia el silencio de sus compañeros indicando que “son más leales los que levantan la voz que los que se esconden en el silencio”. Y añade que “algunos de los que están en silencio serán los que le den las primeras paladas a Pedro Sánchez cuando muera políticamente”, y con eso le hacen “un mal favor al PSOE y un mal favor a España”.

Así, ha explicado que si se crea una mesa de negociación, ya sea de partidos o entre gobiernos, “fuera del ámbito constitucional”, eso ya sería una “impugnación de la Constitución del 78″, porque equivaldría a reconocer que no tiene capacidad para resolver los problemas: “No es ilegal, pero sí es un duro golpe a la legitimidad y la fortaleza de la Constitución”.

Además, considera que el PSC es “un elemento perjudicial para un proyecto de izquierdas y nacional”, porque defiende “políticas identitarias” que son “incompatibles con la libertad, la igualdad, la razón y el cosmopolitismo”. En ese contexto, se pregunta si, entre los barones socialistas, “¿nadie está profundamente en desacuerdo con lo que dice Iceta?”, si “¿todos son capaces de asimilar que Iceta tenga medio colonizado al PSOE?”, se ha preguntado en una entrevista con Europa Press.

El pacto con ERC “no es aceptable”

Redondo cree que “no es verdad” que, como indican algunos barones socialistas, al PSOE no le quedase más opción que negociar con ERC. Para Redondo, la descripción más gráfica de lo que es una crisis política es “cuando lo inaudito se convierte en rutinario”. A su modo de ver, que el Gobierno pueda depender de un partido que tiene a sus dirigentes en prisión “por una sentencia del Tribunal Supremo por delitos muy graves no es normal ni aceptable nunca”.

Según el militante, los nacionalistas han sustituido el proyecto político”: “Ellos mantienen el suyo, pacten lo que pacten quieren la independencia, y nosotros vamos haciendo del pacto nuestro ideario”.

En la misma línea, ha advertido de que el hecho de que ERC “sitúe a la Abogacía del Estado en un ámbito de negociación política” es algo que nos acerca a “los países bolivarianos”. Opina que los abogados del Estado “se resisten a ser manipulados”, pero cree que el mero hecho de que tengan sobre ellos el foco político “lleva al debilitamiento del Estado”.

Crítica a la política identitaria del PSC

Redondo ha advertido de que la política identitaria del PSC, “cuando es utilizada por las clases dirigentes”, es “absolutamente incompatible con la igualdad, porque defiende privilegios”.

También ha avisado de que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, “tiene todo el derecho a pedir una nación de naciones” pero cree que después los socialistas deberían exigirle que “sea coherente y diga que si España se convierte en una nación de naciones, la Constitución del 78 ha dejado de existir”.

Redondo considera que cuando las direcciones del PSOE han sido fuertes, desde el punto de vista intelectual y de sus apoyos, el PSC “no representaba ningún peligro” y ante Felipe González y Alfonso Guerra “personajes tan importantes como Pasqual Maragall o Raimon Obiols eran simples adornos”.