Puigdemont se suma a la recusación de Junqueras contra los jueces Arnaldo y Espejel

Acusan a ambos magistrados de haber faltado a la imparcialidad en el desempeño de sus cargos y advierten que si no se les recusa, se estaría incurriendo en una vulneración de los derechos fundamentales

El ex presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, da una conferencia de prensa en el Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, junto al presidente de ERC, Oriol Junqueras, y los exconsellers de la Generalitat Raül Romeva, Dolors Bassa, Antoni Comín, Clara Ponsatí y Lluís Puig ha pedido la recusación de dos de los magistrados que han sido nombrados para ocupar sendos cargos en el Tribunal Constitucional (TC), Enrique Arnaldo y Concepción Espejel.

Los independentistas les acusan de “falta de imparcialidad” y consideran que los magistrados, “no deben tener ni manifestar ningún interés particular en su desarrollo o resultado, ni prejuzgar de forma previa su resultado a partir de posturas personales, ni favorecer de ninguna manera a ninguna de las partes”.

Para Puigdemont, Junqueras y los exconsellers las declaraciones públicas emitidas por ambos jueces, así como sus relaciones personales, denotan una “clara predisposición o prejuicio favorable a las tesis defendidas por las acusaciones y desfavorable, en cambio, a los planteamientos de la defensa” en, se entiende, posibles juicios en el futuro contra personas independentistas.

El expresidente de Cataluña ha calificado de “sumamente relevante” que el juez Arnaldo llegó a firmar un manifiesto en el que se decía que el Govern de Puigdemont “no han dudado en traspasar todos los límites de la legalidad y de la decencia […] poniendo en riesgo la convivencia y la paz civil”.

Asimismo, pone como ejemplo que Arnaldo consideró “enfermos del sectarismo” a quienes discrepaban de la decisión de la Fiscalía de interponer una querella por delito de rebelión contra los políticos catalanes y las manifestaciones que hace en su último libro o en otros ámbitos. . En resumen, la defensa de los independentistas afirma que son “innumerables” las veces que Arnaldo ha puesto de manifiesto su “absoluta carencia de imparcialidad” sobre la causa.

Es por ello que Puigdemont, con estas declaraciones por parte del nuevo magistrado del Tribunal Constitucional, a propuesta del Partido Popular, ha considerado que su imparcialidad para pronunciarse sobre asuntos relacionados con el ‘procés’ está en tela de juicio. 

“Incluso antes de la celebración del referéndum de autodeterminación que tuvo lugar el 1 de octubre de 2017, el Excmo. Sr. Arnaldo Alcubilla solicitaba del Gobierno de España que se ejerciera la acción penal contra los recurrentes en amparo, persecución política por la vía penal de la que dimanan los distintos recursos de amparo de los que, ahora, al parecer –por no constar su abstención-, pretende conocer como magistrado del Tribunal Constitucional”, ha detallado el expresidente catalán.

Estos hechos “debería hacerles abstener de participar en los pronunciamientos que el TC tiene pendientes de resolver en cuanto a los recursos de amparo efectuados sobre la sentencia del Tribunal Supremo”, ha añadido ERC a través de un comunicado en el que se han pronunciado los líderes independentistas. 

Además, desde ERC han advertido que si ambos jueces no son recusados “se estaría incurriendo en una vulneración de los derechos fundamentales al juez ordinario predeterminado por la ley, a un proceso público en plena igualdad y con todas las garantías, el derecho a un tribunal imparcial, el derecho a un efectivo recurso y, en definitiva, a la existencia de una verdadera tutela judicial efectiva en el seno de un procedimiento justo o equitativo“.