Quitar ya la mascarilla en España es imprudente, según un exdirectivo de la OMS

El epidemiólogo Daniel López Acuña advierte que no se cumplen los requisitos de incidencia acumulada ni de vacunación para acabar con la mascarilla

El epidemiólogo y exdirectivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Daniel López Acuña, cuestiona el plan de vacunación de España. Foto: Congreso de los Diputados

La decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de acabar el próximo 26 de junio con el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores ha dividido a la comunidad científica. Mientras que algunos epidemiólogos han aplaudido este nuevo paso hacia la nueva normalidad, cada vez son más las voces que advierten sobre los efectos negativos que puede desencadenar.

El exdirector de Acción Sanitaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Daniel López Acuña, ha cuestionado duramente la decisión del Ministerio de Sanidad porque considera que no se dan todavía las condiciones necesarias. “Es precipitada y hasta cierto punto imprudente”, ha advertido en una entrevista en Antena 3.

El epidemiólogo ha defendido que para acabar con esta medida de protección habría que haber rebajado los índices de incidencia acumulada de la enfermedad por debajo de los 25 casos positivos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, el último informe del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES) registró una media de 95 en el conjunto de España.

Acuña ha explicado que tampoco se ha avanzado lo suficiente en la campaña de vacunación como para poder dar este paso adelante. Aunque el ritmo de las inyecciones se ha incrementado, el número de españoles con la pauta completa no alcanza los 14 millones, lo que representa un 29,4% de la población. “Los países que dieron el paso tenían o más porcentaje de población vacunada, incidencia más baja o ambas”, ha enfatizado.

“Hay que cuantificarlo muy bien porque no puede ser como un cheque en blanco”

Daniel López Acuña

Con este contexto sanitario, el epidemiólogo ha achacado la voluntad de retirar las mascarillas a una competición política que ha acabado forzando la decisión. “Este juego que iniciaron muchos presidentes autonómicos de a ver quién se ponía la medalla de oro olímpica de quién quitaba antes la mascarilla”, ha relatado.

Israel da pasos atrás en su política de mascarillas

Las declaraciones de Acuña se producen un día después de que Israel, uno de los países más avanzados en la desescalada, se haya visto obligado a dar marcha atrás en su política del fin de las mascarillas en algunas zonas por la aparición de nuevos brotes del coronavirus.

El epidemiólogo ha recordado que otros países también se han tenido que frenar sus planes de vuelta a la normalidad por el impacto que las nuevas cepas del virus ha provocado en lugares como Reino Unido o Chile. “Quitar la mascarilla es dejar de usar un instrumento de protección que es fundamental para evitar el contagio cuando todavía circula el virus”, ha argumentado.

Una persona camina por un puente sobre la Ronda de Dalt de Barcelona con una mascarilla para protegerse de la Covid-19 / EFE

Acuña ha advertido que el riesgo se multiplica debido a las dificultades para mantener los dos metros de de seguridad en algunos lugares al aire libre. “Si se producen aglomeraciones sin distancia física, no usar la mascarilla nos sitúa en un punto de riesgo de contagios”, ha señalado.

Sus temores han sido respaldados por otros divulgadores científicos del coronavirus como el inmunólogo Alfredo Corell o el médico César Carballo que han estado evaluando la crisis sanitaria durante el último año. Otros especialistas sí que aplauden la medida como el epidemiólogo de cabecera del Gobierno, Fernando Simón.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.