Ribera abre de nuevo la lucha territorial por la fábrica de baterías

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, acalla las voces críticas de otras comunidades autónomas tras el anuncio de la fábrica de baterías de Martorell

La eléctrica pública del Gobierno solo abastecería al 2,5% de los hogares

La eléctrica pública del Gobierno solo abastecería al 2,5% de los hogares

La decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de ubicar una fábrica de baterías para vehículos eléctricos cerca de la planta de Seat en Martorell ha despertado las críticas entre algunas comunidades autónomas que se han sentido discriminadas con una operación estrella, que no ha tenido en cuenta el resto de proyectos territoriales del sector de la automoción.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha tratado de zanjar el debate, abriendo la puerta a que se puedan poner en marcha factorías en otros puntos de España.

“Probablemente puede haber fabricación en otros territorios de España porque la necesidad de almacenamiento y trabajar en baterías es importante para la electrificación del automóvil y de otros vehículos y para el conjunto del sistema energético”, ha argumentado la titular de la cartera en una entrevista con El Periódico.

Ribera ha admitido que ha detectado un gran interés tanto del resto de administraciones autonómicas como de las empresas del sector privado que también quieren incorporarse a este mercado en auge en España, por lo que descarta ampliar sus opciones. “No tiene sentido pensar que esto se plantea en términos de exclusión o de lucha de territorios, sino ver cómo se combinan las piezas y qué está dispuesto a aportar cada cual”, ha agregado.

El anuncio a bombo y platillo de Pedro Sánchez provocó una reacción inmediata de una decena de comunidades autónomas que se revolvieron contra la decisión de recurrir únicamente a Cataluña en este nuevo plan estratégico. Todas cuentan con fabricantes del sector en sus territorios que podrían estar interesados en la puesta en marcha de una infraestructura de este tipo.

El Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visitan la fábrica de Seat en Martotell. EFE/Quique García

Dirigentes de Galicia, Aragón, Extremadura, Cantabria o la Comunidad Valenciana ya se han pronunciado públicamente en contra de que el proyecto se concentrase en Cataluña. El presidente valenciano, Ximo Puig, lleva hablando desde otoño de la construcción de la “la gigafactoría de baterías de litio del sur de Europa” como uno de sus buques insignia a nivel industrial.

Ribera insiste en utilizar el litio procedente de la frontera con Portugal

Ribera no ha aclarado de dónde saldrá el litio suficiente para dar suministro a la fábrica de Martotell para la elaboración de las baterías de coche pero ha adelantado que una de las posibilidades pasa por recurrir a las minas de minerales ubicadas junto a la frontera con Portugal.

Sin embargo, el Gobierno de Extremadura, donde se encuentra una importante explotación en el yacimiento de San José, ya ha advertido que no pondrá a disposición sus recursos para que se facilite el desarrollo industrial de otros puntos de España, en lugar de apoyar al avance de los municipios cercanos.

España tiene unas vetas de litio importantes en la frontera con Portugal y eso nos obliga a pensar cuáles son las condiciones de gestión sostenible de la minería y de la extracción de materiales y minerales. A partir de ahí hay que ver el caso concreto, si es viable o no y en qué condiciones. Y en qué otros sitios hay litio en caso de que no lo sea o en caso de que se requiera más”, ha expuesto Ribera.