Sánchez supedita la reforma laboral que pide Bildu al acuerdo con la CEOE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, condiciona la modificación de la reforma laboral a un "acuerdo" con los agentes sociales

Pedro Sánchez no está dispuesto a llevar a cabo una nueva reforma laboral en España si no cuenta con el visto bueno de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). La condición pone en riesgo los compromisos que el bloque de Unidas Podemos ha adquirido con EH Bildu para garantizar su apoyo en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

La formación abertzale ha secundado las cuentas para el año 2021 tras negociar la derogación de las “partes más lesivas” de la actual legislación laboral española que diseñó en el año 2012 el Gobierno popular de Mariano Rajoy. Se trata de una de las grandes líneas políticas del partido de Arnaldo Otegui que también jugó esa carta en los debates de la prórroga del estado de alarma.

Sin embargo, su petición puede encallar ahora con el rechazo de la patronal, que no quiere mover ficha por el momento sobre la reforma laboral en un contexto de crisis económica, marcado por el avance epidemiológico del coronavirus. El presidente del Gobierno ha dado un espaldarazo a los empresarios, que conservarán un papel decisivo en el futuro de la normativa.

“Siempre y cuando los actores sociales quieran esa reforma laboral, el Gobierno está dispuesto a acompañarla”, ha sentenciado Sánchez en una entrevista con El Periódico.

El presidente del Gobierno ha tendido la mano tanto a la patronal como a los sindicatos para que participen en los cambios de la normativa laboral española, con el objetivo de mantener la “paz social” tras un momento delicado para le economía. “Vamos a apostar decidida y rotundamente por el diálogo y el acuerdo social, porque creo que es lo que quieren los actores sociales”, ha enfatizado.

Sánchez quiere evitar un enfrentamiento en la mesa de diálogo en un momento de “caída brusca de la actividad económica” como resultado de la crisis sanitaria de la Covid-19. Su recuperación se antoja lenta, mientras sindicatos y empresarios deben sentarse a negociar asuntos tan importantes como la prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o los créditos ICO para las empresas.

Unidas Podemos mantiene su plan para derogar la reforma laboral

Las declaraciones de Pedro Sánchez han reabierto un debate en el seno del Gobierno de coalición, donde el Partido Socialista y Unidas Podemos han demostrado posiciones muy distintas sobre la legislación laboral. Las diferencias entre la titular de Economía, Nadia Calviño, y la responsable de Trabajo, Yolanda Díaz, han frenado por el momento la negociación con los agentes sociales.

Unidas Podemos mantiene su propia hoja de ruta para satisfacer las peticiones de los abertzale con un proyecto para reformar la legislación laboral en dos fases. La primera, abordaría temas como las condiciones laborales de las subcontratas o la recuperación de la ultraactividad indefinida en los convenios. Dos puntos que convencerían tanto al bloque socialista como a la CEOE.

Sin embargo, el segundo escenario implicaría la supresión de manera íntegra de la normativa elaborada por el Gobierno de Mariano Rajoy. Un paso adelante para el que tendrían que buscar el visto bueno de la Unión Europea que ha ensalzado en varias ocasiones la reforma elaborada por los populares durante la crisis financiera internacional.

El Ministerio de Trabajo pretende sentar en la misma mesa a los agentes sociales ya en el mes de diciembre para adelantar el proyecto de reforma del mercado laboral. Una negociación que ha quedado aparcada por la aparición en escena de la crisis sanitaria del coronavirus. Antes, deberán solucionar otros asuntos pendientes como la nueva regulación de los riders.

La derogación del despido por absentismo, las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo y la prioridad de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales son tres de los grandes puntos que tendrán que abordar los representantes del Gobierno con los sindicatos y la patronal de empresarios.