El juez deja en libertad a Puigdemont pero tendrá que volver a Cerdeña a declarar

El expresidente catalán comparecerá el 4 de octubre ante la Justicia italiana para que se resuelva la orden de detención europea que ha planteado el Tribunal Supremo

Protesta del sector independentista en Bruselas para exigir la puesta en libertad de Carles Puigdemont. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

La Justicia italiana ha decidido dejar en libertad provisional al expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, mientras sigue analizando la orden europea de detención solicitada por el Tribunal Supremo para su extradición a España. El líder de Junts podrá desplazarse fuera de Cerdeña pero tendrá que volver a la isla el 4 de octubre para declarar en la causa.

La decisión ha sido confirmada por la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que ha escrito un mensaje en su cuenta oficial de Twitter para celebrar la liberación del número uno de su partido. “El muy honorable president queda libre sin medidas cautelares”, ha publicado.

El juez del Tribunal de Apelación de Sassari ha estimado que la detención que se realizó en el aeropuerto fue legal, pero ha decidido dejar en libertad a Puigdemont después de su intervención telemática en la vista. La decisión ha permitido al expresidente catalán abandonar ya la prisión de alta seguridad de la ciudad en la que permanecía detenido provisionalmente, aunque no ha hecho ninguna declaración a los medios.

La defensa del líder de Junts había intentado postergar su declaración hasta el sábado para intentar ganar algo de tiempo para preparar su argumentación, mientras intentan conseguir que el Parlamento Europeo conceda de nuevo la inmunidad al eurodiputado para que pueda eludir la acción de la justicia.

El Tribunal Supremo exige la extradición de Puigdemont

Los magistrados italianos deberán resolver ahora si aceptan la petición del Tribunal Supremo de extraditar a Puigdemont, como resultado de la orden europea de detención que todavía sigue vigente. El alto tribunal español mantiene su decisión de juzgar al dirigente independentista para que responda por los supuestos delitos de sedición y malversación por su papel en el referéndum de 2017.

El juez instructor de la causa del ‘procés’, Pablo Llarena, ha enviado un comunicado a sus homólogos italianos para reivindicar que la euroorden continúa en vigor después de que se activara en octubre de 2019 con el objetivo de intentar traer de vuelta al acusado. “El procedimiento judicial del que deriva la euroorden está activo y pendiente de la captura de los procesados en situación de rebeldía”, reza el documento.

Mientras el Tribunal Supremo trata de extraditar al expresidente catalán, el gobierno de la Generalitat ya ha comenzado a mover hilos en el panorama europeo para intentar frenar el proceso. La consellera de Acción Exterior, Victòria Alsina, ha remitido una carta al presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, para que mueva ficha y garantice su libertad.

El Govern considera que la euroorden actualmente está suspendida como consecuencia del examen realizado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), por lo que Puigdemont debería gozar del derecho a la libre circulación por el bloque comunitario. Pere Aragonès se presentará esta tarde en Cerdeña para presionar a la comunidad internacional con el asunto.

El presidente de la Generalitat ha celebrado la liberación temporal de Puigdemont, aunque ha reivindicado que se haga efectiva la “libertad total”. “Seguimos condenando la persecución judicial que le ha obligado a vivir en el exilio durante cuatro años”, ha agregado en Twitter.