Un estudio asegura que no es necesario cerrar los bares para frenar la pandemia

Un estudio asegura que, para frenar la covid en bares y restaurantes, solo es necesario reducir el aforo, usar mascarillas y respetar la distancia social

La propagación del coronavirus ha obligado a las autoridades a tomar decisiones drásticas como el cierre de bares y restaurantes en varias comunidades autónomas, una iniciativa que generó fuertes polémicas. En este contexto, un estudio asegura que las mascarillas, la distancia social y la reducción de los aforos tienen un papel crucial para mantener la epidemia controlada, por lo que respetar estas medidas podría ser suficiente.

Los autores de esta investigación sugieren reducir el aforo, pero no cerrar los locales para encontrar así un punto de equilibrio entre la crisis sanitaria y económica. Para realizar este estudio, científicos de las universidades de Stanford y Northwestern recogieron los datos de 98 millones de personas en los Estados Unidos, según informa la revista Nature, y desarrollaron modelos matemáticos sobre los riesgos de infección en diferentes escenarios.

El grupo de investigadores siguió todos los pasos de los participantes de este ensayo a través del GPS de sus teléfonos móviles. Observaron así dónde iban, por cuánto tiempo, con cuánta gente y de dónde venían y, después, relacionaron la información obtenida con los datos sobre la cantidad de casos y su propagación para crear modelos de infección.

Bares y restaurantes no podrán superar en Madrid el 50% del aforo en el interior./ EFE

La reapertura total de los restaurantes disparó los casos en Chicago

El resultado en la ciudad de Chicago fue que la reapertura total causaría alrededor de 600.000 nuevos contagios, tres veces más que en otro tipo de locales. Recortar el aforo de esos lugares supercontagiadores al 20% reduce las nuevas infecciones previstas inicialmente en un 80%, señala el estudio.

Los autores explican que no adoptar ninguna medida puede hacer que se contagie hasta un tercio de la población. Por contra si se implementan restricciones de aforo en los restaurantes, la pérdida de clientes se eleva hasta el 42%.

“Recortar el aforo de esos lugares supercontagiadores al 20% reduce las nuevas infecciones previstas inicialmente en un 80%”

Según informa Bloomberg que también analiza la relación entre hostelería y contagios, JPMorgan detectó que el gasto por persona en restaurantes –mediante el rastreo de 30 millones de tarjetas de crédito y de débito– era un predictor de dónde se iba a producir, tres semanas después, un aumento de casos.

Estos datos no son extrapolables a España, donde según los datos del Ministerio de Sanidad de finales de octubre, los principales focos de nuevas infecciones no son los bares y restaurantes, donde tan solo se han producido desde mayo un 3,2% de los casos, sino las reuniones familiares y de amigos y el ámbito laboral. Sin embargo sí que sirven como indicador de que el resto por las normas puede ayudar a reducir los contagios y a mantener la hostelería abierta