Un ex directivo de la OMS avisa: “No hay tiempo para esperar al confinamiento domiciliario”

Daniel López Acuña, ex director de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la OMS, advierte que la negativa del Gobierno al confinamiento es un error

Mientras que Francia, Portugal, el Reino Unido y Alemania han decretado de nuevo el confinamiento domiciliario, España se resiste a un nuevo a encerrar a la población en casa. El Gobierno anunciará en los próximos días su decisión final, que dependerá de cómo vaya la evolución de la pandemia. Sin embargo, el epidemiólogo y ex director de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Daniel López Acuña, ha advertido: “La postura del Ministerio de Sanidad es un error”.

Este experto no comparte la negativa del Ejecutivo de Pedro Sánchez a aceptar los confinamientos domiciliarios que han propuesto algunas de las comunidades autónomas más afectadas como Cataluña, Castilla y León, País Vasco y Asturias, a las que también hay que añadir a Melilla. En una entrevista en Cadena Ser Asturias ha avisado que “no hay tiempo que esperar”.

 “Es lamentable que en el Consejo Interterritorial del miércoles no se discutiera adecuadamente el tema del confinamiento domiciliario”, ha criticado. “Ante la presión asistencial que estamos teniendo, muy concentrada en algunas comunidades autónomas, ante la evolución del número de casos diagnosticados diarios, del número de muertes que estamos viendo todos los días, tenemos una situación en la que no podemos esperar o no debemos esperar dos o tres semanas”, ha lamentado.

“Tenemos una situación en la que no podemos esperar o no debemos esperar dos o tres semanas”

Por ello, López Acuña ha insistido en que debemos prevenir “rápidamente”. “Espero que esto en algún momento se rectifique porque los hechos hablan con toda contundencia sobre la necesidad de que la intervención sea antes -ha sentenciado- Nos podemos acabar arrepintiendo”.

La postura actual del gobierno es la de no confinar

El Ministerio de Sanidad aseguró que estudiaría la opción de confinamientos como el que se extendió de marzo a junio en toda España, pero por comunidades y con un modelo más suave parecido al de Francia. Y aunque se espera que en los próximos días dé una respuesta definitiva, la postura actual ha sido “no”. Esto implica que las comunidades tomen la decisión por cuenta propia y basándose en la Ley General de Sanidad, y que la defiendan ante los tribunales superiores de justicia.

No obstante, los servicios jurídicos de la Moncloa trabajan en un posible nuevo estado de alarma que permita activar el confinamiento domiciliario, ya que el texto actual no lo contempla. Éste no tendría la misma dureza que el decretado el 14 de marzo. La idea sería cerrar comercios y establecimientos públicos durante un mes, pero los colegios permanecerían abiertos. Y si se copia exactamente el modelo impuesto por Emmanuel Macron, tampoco se pararía la producción, al contrario de lo que ocurrió en marzo. La paralización total sería el último recurso.

Sanitarios atienden a un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital La Fé de Valencia / EFE (Juan Carlos Cárdenas)

Acuña alaba la actuación de Asturias

En cuanto a la situación concreta de Asturias, para el ex director de la OMS, Asturias ha hecho “muy bien” en establecer algunas restricciones adicionales, como llamar al autoconfinamiento en ausencia del apoyo de un pararaguas jurídico por parte del Estado.

“Debemos poner de nuestra parte para reducir las interacciones y con eso detener la evolución que está teniendo la pandemia”

“Creo que estamos en una situación, no solo por parte de las autoridades de Asturias, sino por parte de todos los ciudadanos en donde debemos poner de nuestra parte para reducir las interacciones y con eso detener la evolución que está teniendo la pandemia”, ha indicado.

En este sentido, ha afirmado dque la población debe entender que la situación que actualmente se vive es preocupante, por lo que ha incitado a que se realicen únicamente aquellos desplazamientos que sean imprescindibles. “Todo lo que pueda esperar, que espere”, ha concluido.