Un oblea de silicio. Cada recuadro es un microprocesador, y dentro de cada microprocesador hay millones de transistores. Fotografía: Laura Ockel

Apple y Qualcomm pueden pagar el pato del caso Huawei

stop

EEUU estrecha el cerco a Huawei, que busca nuevos proveedores de chips, y China no descarta represalias recíprocas contra empresas estadounidenses

Un oblea de silicio. Cada recuadro es un microprocesador, y dentro de cada microprocesador hay millones de transistores. Fotografía: Laura Ockel

Madrid, 18 de mayo de 2020 (13:13 CET)

El veto de EEUU a Huawei, que el gobierno de Trump ha ampliado por un año más, impide a la empresas norteamericanas o que utilicen tecnología norteamericana hacer negocios con Huawei.

Pero además esta ampliación viene con una extensión que afecta directamente al suministro de microprocesadores de Huawei, la mayoría de los cuales proceden de la compañía TSMC con sede en Taiwán, una decisión que desde Huawei califican como "arbitraria y perniciosa".

"Esta decisión del gobierno de EEUU no solo afecta a Huawei. Tendrá un grave impacto en una gran cantidad de industrias mundiales. A la larga dañará la confianza y la colaboración dentro de la industria global de semiconductores de la que dependen muchas industrias, aumentando el conflicto y las pérdidas. EEUU está aprovechando su fortaleza tecnológica para aplastar a las compañías extranjeras."

TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company) fabrica prácticamente la totalidad de procesadores que Huawei emplea en casi todos sus productos, desde equipos y bases 5G a móviles; incluyendo los procesadores Kirin diseñados por HiSilicon, que es propiedad de Huawei pero que no tiene capacidad de fabricación: esa tarea la realiza principalmente TSMC.

La compañía utiliza tecnología norteamericana para fabricar los microchips, según CNBC, y, tras las nuevas medidas anunciadas por EEUU en contra de Huawei ha dejado de aceptar pedidos de la compañía china, según ha adelntado Nikkei.

"Una decisión difícil para TSMC ya que Huawei es el segundo mayor cliente, pero el fabricante de chips tiene que acatar las normas de EEUU. Su relación con Huawei ha puesto a TSMC en el fuego cruzado de las tensiones entre Washington y Pekín," dice la publicación.

Después de Apple, Huawei es el mayor cliente de TSMC. Entre los clientes de TSMC se encuentran también AMD, Broadcom, Qualcomm o Nvidia, entre otros.

China considera tomar represalias contra compañías estadounidenses

Entre las consecuencias derivadas de las nuevas restricciones impuestas por EEUU contra Huawei destacan dos: por un lado Huawei vería interrumpido el suministro de los microprocesadores que necesitas para fabricar sus productos; por otro lado el gobierno chino pueden plantear restricciones recíprocas a las empresas estadounidenses que operan en China.

Entre otras, unas supuestas restricciones chinas afectarían a compañías como Apple, Qualcomm, Cisco e incluso Boeing, "todas ellas con una gran dependencia del mercado chino," según el medio gubernamental de China Global Times.

En el caso de Apple la compañía obtuvo —en el primer trimestre de este año— casi el 15% de sus ingresos de China. En el caso de Qualcomm la estadounidense "depende en gran medida de China en lo que respecta a la expansión de su negocio 5G, además de los numerosos acuerdos de licencia que tiene con fabricantes chinos," añaden desde Android Authority.

Solo Huawei, antes de las restricciones, pagaba a Qualcomm unos 350 millones de dólares al trimestre en concepto de royalties y licencias para la tecnología 5G.

"China tomará enérgicas contramedidas para proteger sus derechos legítimos —dicen en Global Times— si EEUU sigue adelante con el plan de cambiar sus reglas y prohibir a los proveedores esenciales de chips, incluida la empresa TSMC con sede en Taiwán, la venta de procesadores a Huawei."

Huawei busca alternativas para fabricar sus chips

Antes una posible falta de suministro de procesadores, Huawei buscar alternativas para fabricar sus procesadores. La coreana Samsung sería una de las opciones, y "la compañía también explora opciones para la producción local a través de la china SMIC (Semiconductor Manufacturing International Corporation)que, según The Verge.

Sin embargo "SMIC —que acaba de recibir 2.200 millones de dólares de inversión del gobierno chino— es un competidor relativamente pequeño en comparación con TSMC y necesitará mucho tiempo adaptarse a las exigencias de Huawei," dicen en The Verge.

Como ejemplo, recientemente SMIC ha comenzado a producir el procesador Kirin 710A de HiSilicon (Huawei) con el nodo de tecnología de 14 nanómetros, mientras que TSMC aplica ya un proceso más avanzado para producir estos procesadores con el nodo de 7 nanómetros, y prevé fabricarlos con tecnología de 5 nanómetros este año y de 3 en 2022.

Es medida del nodo se refiere al tamaño físico de los transistores que hay dentro de un procesador: cuanto más pequeños sean los transistores más de ellos "cabrán" por unidad de superficie; lo que resulta en microprocesadores más eficientes, que realizan más tareas en menos tiempo y con un menor consumo energético.

Mientras tanto desde Huawei insisten en que los argumentos que utiliza EEUU para restringir los negocios y operaciones de Huawei "no tienen nada que ver con la ciberseguridad, y sí con la amenazada que supone Huawei para la hegemonía tecnológica de EEUU," según recoge Bloomberg.

Actualizado para añadir el comunicado de Huawei.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad