stop

El nuevo sistema operativo iOS 11 es incompatible con las aplicaciones de 32 bits, y sólo aceptará las de 64 bits

Economía Digital

Las aplicaciones de identificación online para minicréditos ayudan a los usuarios a obtener préstamos sin papeleo de más. Foto: Archivo

Barcelona, 26 de agosto de 2017 (10:30 CET)

Aviso a navegantes que usan iPhone: un 19% de las aplicaciones del App Store desaparecerá con la llegada del nuevo sistema operativo iOS 11. La razón reside en que a partir de enero de 2018 la tienda de Apple sólo aceptará aplicaciones que soporten un procesamiento de 64 bits, y todas aquellas que trabajan con 32 bits dejarán de funcionar, y por ende, de estar en el catálogo online.

El gran salto llegará en junio del año que viene: cuando el 2018 entre en su ecuador, las apps de 32 bits no podrán ser operativas en el entorno del iOS 11, y la única opción es actualizarla si se encuentra en el formato de 64 bits. Si no es así, no podrá ser utilizada.

Apple comenzó a adaptar sus iPhone e iPad a la tecnología de 64 bits en 2013, y desde el 2015 inició las advertencias a los programadores que las mejoren para que pueda ser compatible con los futuros sistemas operativos.

Impacto en los juegos

En la App Store hay alrededor de 425.000 aplicaciones que no han sido actualizadas desde junio de 2015, de las cuales las que siguen funcionando en un entorno de 32 bits quedarán relegadas al ostracismo.

El mayor impacto serán las apps de juegos, donde una de cada cinco sólo se encuentra con un entorno de 32 bits. Le sigue las de educación, donde el 10% sólo existe bajo esa tecnología.

Problemas con el iPhone 5

Pero el problema también lo tendrán los usuarios del iPhone 5: al no disponer de un procesador de 64 bits, no podrá aceptar el sistema operativo iOS 11. Le sucederá lo mismo a los usuarios de la primera generación de iPad con las anteriores versiones del iOS: venderlo cuanto antes si se quiere avanzar de tecnología.

El objetivo de Apple, al forzar la desaparición de estas antiguas apps, es que todo su entorno –móviles, tabletas y aplicaciones- corran exclusivamente bajo 64 bits.

El usuario quizás no distinga una gran diferencia a la hora de ejecutar una aplicación con el nuevo código. Pero que sea de 64 bits implica que puede realizar más funciones que la de 32 bits, por lo que el procesador trabaja más eficazmente y ocupa menos memoria virtual. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad