Fotografía: Audi

Así es el híbrido entre coche autónomo y coche volador de Audi

stop

El prototipo a escala del coche volador 'Pop Up Next' muestra un coche autónomo capaz de volar como un dron. Audi cree que será realidad antes de diez años

Madrid, 28 de noviembre de 2018 (15:33 CET)

El Audi 'Pop Up Next' desarrollado en colaboración con Airbus y diseñado por Italdesign, es una idea conceptual de taxi volador.  Combina un coche eléctrico autopilotado y un dron de vuelo autónomo, de modo que puede circular y volar dependiendo de las necesidades del pasajero.

El vehículo híbrido entre coche autónomo y dron está formado por tres módulos: la cabina de pasajeros, el módulo rodante y las hélices. Según se combinen los módulos el vehículo puede desplazarse por tierra o por el aire.

Fotografía: Audi
Fotografía: Audi

Un prototipo funcional a escala

Presentado durante la Drone Week que se celebra en Ámsterdam, en el primer vuelo público de prueba mostró como el prototipo a escala 1:4 (un cuarto de su tamaño real) colocó con precisión la cabina de pasajeros sobre el módulo con ruedas. Una vez la cabina de pasajeros queda sobre el módulo rodante los rotores levantan el vuelo y el vehículo resultante comienza a circular de forma autónoma.

"Los taxis voladores serán una realidad. En Audi estamos convencidos de ello", dice el Dr. Bernd Martens, miembro del consejo de administración de Audi, y presidente de la filial de Audi Italdesign. "Cada vez más gente viven en las ciudades. Y cada vez más personas se moverán en vehículos autónomos. En el futuro los ciudadanos de la tercera edad, los niños y las personas sin permiso de conducir querrán utilizar taxis autónomos. Una distribución inteligente del tráfico entre las calles y el espacio aéreo será beneficios para las personas y las ciudades."

Un taxi volador eléctrico y autónomo

En cualquiera de sus modos de funcionamiento el aerotaxi 'Pop Up Next' se mueve con propulsión eléctrica, sin emisiones contaminantes.

Fotografía: Audi
Fotografía: Audi

El vehículo terrestre estaría propulsado por un motor eléctrico de 60 kW (unos 80 CV). Mientras el vehículo circula de forma autónoma el pasajero puede solicitar uno de los módulos voladores, que localizará y se acoplará automáticamente al vehículo para continuar el trayecto por el aire, una vez se hayan separado, de forma automática, la cabina de pasajeros y el módulo rodante. Como taxi volador el vehículo tiene una autonomía de unos 50 kilómetros.

Ese mismo módulo rodante quedará disponible para otra cabina de pasajeros que circule acoplada a alguno de los drones que forman este sistema de transporte multimodal

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad