Fotografía: Jp Valery en Unsplash

Así “ve” el tráfico de París el piloto automático de Tesla

stop

Un usuario recrea la visión artificial de un coche Tesla combinando la señal de vídeo con los datos procedentes de distintos sensores del vehículo

Madrid, 26 de septiembre de 2018 (20:25 CET)

El piloto automático o más bien semiautomático de los coches Tesla proporciona conducción asistida al conductor. No se trata de conducción autónoma sino un piloto automático comparable al de los aviones (según la propia Tesla) o a un control de crucero de turismo muy sofisticado: a través de diversos sensores, incluyendo cámaras, radares o sensores acústicos, el sistema "observa" el tráfico que le rodea y de todo lo que sucede a su alrededor.

Eso es precisamente lo que se ve en este vídeo en el que se superponen las imágenes procedentes de las cámaras de a bordo del vehículo con los datos procedentes de los distintos sensores.

En las imágenes la superficie que aparece de color verde es lo que el piloto automático de Tesla considera como "espacio por el que se puede circular". Las líneas amarillas corresponden a las líneas de la carretera, mientras que los rectángulos de colores son objetos y posibles obstáculos que el sistema es capaz de reconocer e identificar: otros coches (color rojo), motocicletas (en azul), peatones (amarillo) y bicicletas (en verde).

El tamaño del recuadro que rodea cada sujeto identificado guarda relación con la distancia: más grande significa que está más cerca y más pequeño que está más lejos, por lo que el tamaño varía conforme los objetos se aproximan o alejan del vehículo.

El piloto automático "ve" pero no "decide"

Así es como el vehículo puede seguir a los vehículos que le preceden y como también puede seguir las líneas de la carretera para mantener la trayectoria del coche actuando sobre el volante si es necesario. Pero más allá de eso el sistema no tiene capacidad de "decisión", que es lo que lo diferencia de  un coche autónomo "de verdad".

Aunque el vehículo puede realizar algunas acciones básicas —como aplicar los frenos ante la inminencia de una colisión— la responsabilidad de conducir recae en el conductor. Por eso es imperativo que el conductor mantenga en todo momento las manos sobre el volante.

Sin embargo como algunos conductores se saltan este requisito cuando el coche detecta que el conductor no tiene las manos en el volante (durante más de dos minutos) el vehículo emite un aviso requiriendo la atención del conductor.

Según Tesla “mantener las manos en el volante en todo momento durante el uso del piloto automático, que es una función avanzada de asistencia al conductor y debe usarse correctamente para la seguridad del conductor y de los demás.”

Falsos positivos

En la descripción del vídeo el autor destaca algunos eventos interesantes y curiosos como falsos positivos, caso de un rostro en un anuncio publicitario que el sistema de pilotaje automático confunde con un peatón o un contenedor de basura que identifica como un vehículo.

Se da también el caso de un peatón que camina cerca del vehículo vistiendo una chaqueta roja y a quien el sistema del Tesla no acaba de detectar del todo. "Nota mental: mejor no vestir chaqueta roja", bromea el autor del vídeo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad