Fotografía: Nio
stop

Nio, conocido como "el Tesla chino", retoma la idea de reemplazar las baterías de sus coches para eliminar el tiempo de carga

02 de noviembre de 2018 (13:26 CET)

Según el fabricante chino Nio su sistema para reemplazar de forma automática, sin intervención del usuario, la batería de su modelo ES8 requiere apenas tres minutos, en comparación con entre la media hora y las ocho horas necesarias para recargarlas conectado el vehículo a un enchufe.

Para demostrarlo Nio mostró hace unos meses en Shenzhen (China) su estación Nio Power de cambio de baterías, que ahora ha instalado junto a un supercargador de Tesla. La compañía china quiere tener más de 1.000 de estos puntos de cambio de batería para el año 2020, y cifra en 3.350 unidades de su SUV eléctrico ES8 desde que iniciara su fabricación el pasado verano.

El enésimo intento de utilizar baterías reemplazable

La idea de Nio no es nueva. Hace casi diez años la start-up israelí Better Place, en colaboración con Renault, puso en marcha su plan de desplegar una infraestructura para reemplazar las baterías de sus coches eléctricos. La idea era buena sobre el papel: en lugar de esperar horas a que la baterías del coche eléctrico se cargara de nuevo el cambio de batería en los vehículos de Better Place se completaba en cuestión de minutos.

Según lo explicó entonces Shai Agassi, fundador de Better Place, la idea era replantear por completo el ecosistema automovilístico. El tiempo de recarga se asemejará más al de llenar un depósito con gasolina gracias a la idea del intercambio de baterías mediante un sistema automático que extraía del coche la batería consumida y la sustituía  por una cargada en cuestión unos minutos y sin intervención del usuario.

Como ventaja adicional estaba el del precio de los coches: dado que el usuario no compraba la batería, que es el componente más costoso de un coche eléctricos, el precio de los modelos eléctricos con batería reemplazable era más bajo que el de los modelos equivalentes con batería "fija".

De este modo el comprador únicamente pagaba el coche, además de una tarifa mensual, de unos 200 euros, por el alquiler de la batería reemplazable y la electricidad contenida en ella. Un modelo parecido al de las bombonas de butano.

Tesla también exploró la idea de baterías reemplazables

A pesar de que Better Place fracasó en su propuesta Tesla, fabricante de coches eléctricos por excelencia, también exploró la idea de un sistema autónomo para el reemplazado

Tesla llegó a desarrollar, y mostrar públicamente, un mecanismo que era capaz de extraer la batería descargada de uno de sus vehículos y reemplazarla por otra completamente cargada. La operación duraba en total unos pocos minutos y a continuación el vehículo podía continuar la marca.

Mercedes ya lo probó en los años de 1970

Antes incluso que Better Place y que Tesla fue Mercedes-Benz quien ya había puesto a prueba la idea de reemplazar las baterías en coches eléctricos, en los años de 1970.

El resultado: "cambiar las baterías sobre la marcha podía causar electrocuciones e incendios," según explicó un directivo del fabricante alemán a colación de la propuesta hecha por Better Place, en 2009, aunque desde entonces se han hecho avances en la tecnología de las baterías. Tal vez ahora sí es una opción viable.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad