Fotografía: Bosch

Cómo un poco de explosivo mejora la seguridad de los coches eléctricos

stop

El fabricante de componentes para automoción Bosch propone "explosiones controladas" para reducir el riesgo de cortocircuito en los coches eléctricos

Madrid, 02 de octubre de 2019 (11:46 CET)

Según el fabricante Bosch asegura que, en caso de que un coche eléctrico sufra un accidente, la detonación de "pequeñas cargas explosivas" situadas en puntos estratégicos del sistema eléctrico puede prevenir daños adicionales como incendios y descargas eléctricas, y salvar vidas.

  • La tecnología de Bosch funciona de forma similar que los airbags, que también utilizan explosivos para hincharse, pero en este caso las pequeñas cargas explosivas actúan como fusibles, interrumpiendo _físicamente_ cualquier flujo de corriente eléctrica en el vehículo.
  • Cuando un coche eléctrico sufre un impacto existe la posibilidad de que la carga eléctrica de la batería cause un cortocircuito si los cables u otras partes del sistema eléctrico sufren daños.
  • El "pirofusible" de Bosch tiene la finalidad de aislar la batería eléctrica en caso de colisión, cortando físicamente los cables de alto voltaje.
  • Los coches eléctricos funcionan con voltajes de 400 u 800 voltios, lo que en caso de cortocircuito supone un riesgo de incendio o de descarga eléctrica tanto para los pasajeros como para el personal de emergencias.
  • La probabilidad de que un coche eléctrico se incendie después de un accidente no es muy alta —como tampoco lo es en un coche con motor de combustión— pero la posibilidad siempre existe.

Imagen: Bosch
Imagen: Bosch

En los últimos años se han dado casos de incendios de coches eléctricos e híbridos cuyas baterías de iones de litio (como sucede con las de los móviles) causan fuegos muy intensos, de gran temperatura y en ocasiones difíciles de apagar.

  • Se han registrado incendios en coches eléctricos incluso horas después de que se haya producido el accidente, cuando el vehículo ya se había retirado y trasladado al depósito.
  • También se han registrado casos en los que una vez el incendio ha quedado extinto el coche eléctrico a vuelto a incendiarse de forma súbita incluso "días y semanas" después del accidente.
  • Aunque los coches eléctricos tienen un sistema de seguridad de apaga la batería en caso de anomalías con el voltaje o la temperatura, la propuesta de Bosch es aislar "físciamente" la batería de cualquier cable de alta tensión o circuito eléctrico del vehículo.

El funcionamiento de los pirofusibles de Bosch va asociado a los sensores del airbag: Si el sensor del airbag detecta un impacto los pirofusibles se activan provocando pequeñas explosiones que cortan físicamente los cables que conectan la batería del coche eléctrico con el resto de sistemas.

  • Al cortar mecánicamente el flujo de corriente "se elimina el riesgo de descarga eléctrica o incendio", siempre y cuando la batería no haya sufrido daños por el impacto.
  • Como inconveniente, en caso de colisión a baja valocidad (en los que se active el airbag) el sistema eléctrico quedaría totalmente inuilizado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad