Un satélite de la NASA en la órbita baja de la Tierra, donde Amazon quiere poner sus satélites para ofrecer internet de banda ancha. Foto: NASA

Dominación total: Amazon también quiere ofrecer internet

stop

Amazon se prepara para lanzar más de 3.000 satélites a la órbita baja de la Tierra para ofrecer internet de banda ancha en todo el planeta

Alessandro Solís

Economía Digital

Un satélite de la NASA en la órbita baja de la Tierra, donde Amazon quiere poner sus satélites para ofrecer internet de banda ancha. Foto: NASA

Barcelona, 07 de abril de 2019 (04:55 CET)

Ya se sabe que Amazon tiene un plan para automatizar todo el comercio online, desde el proceso de la compra hasta la entrega en el salón de la casa. También es consabido que el gigante minorista online quiere, literalmente, dominar el comercio mundial, algo evidenciado recientemente con sus planes para adquirir más supermercados. De Amazon sorprende ya muy poco, salvo su ambición.

Esa ambición le lleva ahora a desvelar su próximo gran negocio: convertirse en el proveedor de conexión de internet de banda ancha con el que sus propios clientes podrían comprar en su portal de comercio electrónico. Sería algo así como cerrar el ciclo de la economía de internet: la tecnológica capaz de dominar cada pequeño peldaño de un sector hasta convertirse en el referente único.

El coloso de Jeff Bezos confirmó estos planes esta semana. Se trata del proyecto Kuiper, como Amazon le llama provisionalmente –en homenaje al asteroide glacial de Neptuno–, cuya primera misión de importancia será el lanzamiento de 3.236 satélites a la órbita baja de la Tierra, desde los que será posible proporcionar internet a "comunidades sin servicios o con servicios insuficientes en todo el mundo".

Según los cálculos de sus científicos, estos satélites cubrirán más del 95% de la población de la Tierra. Se colocarán a tres altitudes diferentes: 784 satélites estarán a 590 kilómetros, 1.296 satélites a 609 kilómetros, y 1.156 satélites a 629 kilómetros. La cobertura se estima desde 56 grados al norte (en línea con el centro de Escocia) hasta 56 grados al sur (debajo de Sudamérica).

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) recibió la documentación correspondiente y Amazon ahora espera su aval para lanzar miles de satélites a la órbita terrestre baja, que puede ser operada a bajo costo y con latencias más bajas que los sistemas tradicionales de internet por satélite.

Amazon quiere ser proveedor de internet en África y Asia

GeekWire reveló los nuevos planes de Amazon y la compañía los confirmó: "El proyecto Kuiper es una nueva iniciativa para lanzar una constelación de satélites de órbita terrestre baja que proporcionará conectividad de banda ancha de alta velocidad y baja latencias a comunidades marginadas en todo el mundo", afirmó en un comunicado.

"Este es un proyecto a largo plazo que prevé atender a decenas de millones de personas que carecen de acceso básico a Internet de banda ancha. Esperamos asociarnos en esta iniciativa con compañías que compartan esta visión común", agregó. A marzo de 2019, el 56% de la población mundial –y más del 80% del mundo desarrollado– tiene acceso a internet, según datos de Internet World Stats.

Europa y América del Norte son los continentes de mayor penetración de internet (ambos sobre el 80% de la población), mientras que Asia apenas supera el 50% y África ronda el 35%. Puede deducirse que en estas últimas dos regiones es donde Amazon tiene más probabilidad de crecimiento con su servicio de internet de banda ancha, aunque no hay que descartar que se popularice en el resto del mundo.

Amazon no es la única tecnológica con planes de convertirse en proveedor de internet: Spacex (la compañía aeroespacial de Elon Musk de Tesla) quiere lanzar unos 12.000 satélites con el mismo propósito, Facebook ha avisado que también va por ahí, y OneWeb tiene el objetivo de lanzar 650 satélites en el mediano plazo.

Amazon tiene la ventaja de que Bezos también es dueño de la compañía de cohetes Blue Origin, que bien podría ser su proveedor. La tecnológica también se asoció a la empresa de satélites Iridium Communications en 2018, para un proyecto del internet de las cosas. No obstante, un portavoz de Amazon dijo que la compañía valorará "todas las opciones" de proveedores, "por supuesto".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad