alice moore en unsplash
stop

Las emisiones de CO2 asociadas a Youtube son equivalentes a las de una ciudad, y la ciencia cree que se pueden reducir con un pequeño cambio de diseño

Madrid, 31 de mayo de 2019 (13:10 CET)

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Bristol las emisiones anuales de CO2 equivalente asociadas a la reproducción de vídeos de Youtube ascienden a 10,1 millones de toneladas al año (datos de 2016).

Esas emisiones son más o menos comparables a las originadas en un área urbana como el Gran Glasgow, la segunda área metropolitana más importante del Reino Unido con 2,3 millones de habitantes, a ciudades como Frankfurt o Quito, según los investigadores o países pequeños como Luxemburgo o Zimbabue, según la publicación New Scientist.

Del total de reproducciones de vídeo de Youtube se calcula que el 27% corresponden a vídeos musicales, parte de los cuales se reproducen por el audio y la música más que por la imagen y parte de los cuales se reproducen desde dispositivos móviles.

Sin embargo en su modo de funcionamiento por defecto Youtube no permite la reproducción de vídeos con la app en segundo plano, aunque sean vídeos musicales. Esta posibilidad, reproducir vídeos con la pantalla del móvil apagada, queda reservada para los suscriptores de Youtube Premium.

"Para los usuarios que no pagan, escuchar música en Youtube requiere que la aplicación se mantenga abierta y la pantalla activa," dicen en New Scientist.

Reproducción de vídeos musicales de Youtube sin imagen

Sin embargo, dicen los investigadores, habilitar la reproducción en segundo plano en la versión gratuita de Youtube e implementar un modo de funcionamiento "parecido al de una radio" (en el que se retransmite por internet solo el audio, sin el vídeo) y permitir que millones de vídeos se reproduzcan en segundo plano y con la pantalla apagada, supondría un ahorro de entre 117.000 y 586.000 toneladas emisiones de CO2 equivalentes cada año.

Esta reducción de entre el 1 y el 5% del total son comparables a las reducciones que consigue Gooogle comprando energía renovable para suministrar electricidad a los servidores de Youtube. También son comparables a la huella de carbono anual de 30.000 hogares británicos, por lo que los investigadores creen que son lo "suficientemente importantes como para tenerlas en cuenta."

Según los investigadores "las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de adaptar sus prácticas para combatir el calentamiento global, pero en el caso de los servicios de streaming como Youtube la mayor parte de la energía se utiliza en la red, especialmente en la red móvil. El ejercicio realizado sobre el caso de Youtube es un ejemplo de cómo las decisiones de diseño influyen en las emisiones de CO2 y de cómo un cambio de diseño en una funcione contribuye a reducirlas."

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad