Elon Musk aplaza la rentabilidad de Tesla hasta nuevo aviso. Foto: Daniel Oberhaus/CC by 2.0

Elon Musk aparca la rentabilidad de Tesla hasta nuevo aviso

stop

Tras unos resultados adversos, con pérdidas de 1.100 millones en el primer semestre, Musk dice que se enfocará en asuntos más allá la rentabilidad de Tesla

Alessandro Solís

Economía Digital

Elon Musk aplaza la rentabilidad de Tesla hasta nuevo aviso. Foto: Daniel Oberhaus/CC by 2.0

Barcelona, 25 de julio de 2019 (18:58 CET)

Los analistas e inversionistas no olvidan que, hace precisamente un año, Elon Musk prometió que Tesla sería rentable "de ahora en adelante", algo que en efecto se cumplió durante el último semestre de 2018, pero que no se ha repetido en lo que va del año en curso. No solo el fabricante de coches eléctricos ha perdido 1.100 millones de dólares este año (985.000 millones de euros), sino que la rentabilidad ya no es la prioridad de su director y fundador.

En la presentación de los resultados del segundo trimestre de Tesla, Musk admitió que espera que la compañía se sitúe "probablemente alrededor del punto de equilibrio el tercer trimestre, y que sea rentable el cuarto trimestre". Además de aplazar nuevamente la rentabilidad de la empresa, Musk avisó a los analistas que en la segunda mitad de 2019 se enfocará en entregar más coches, aumentar la capacidad de producción y generar efectivo.

El rendimiento financiero de Tesla pone en cuestión su "camino hacia la rentabilidad de ahora en adelante", pues aunque el fabricante espera vender más unidades de la versión económica de su coche estrella –el Model 3– para ingresar más dinero, la misma compañía también planteó en su informa de resultados que el automóvil "puede ser estructuralmente no rentable", escribió en su informe el analista de JP Morgan, Ryan Brinkman.

Tesla vende como nunca y sigue perdiendo dinero

Los analistas empiezan a perder la paciencia con Musk, que vendió un relato que no ha probado ser del todo cierto. La salida al mercado del Model 3, hace un año, llevaría a Tesla a la senda de la rentabilidad, según el presidente de la compañía y su cara más pública, pero no ha sido realmente el caso, y la manera en la que Musk suaviza sus palabras para ocultar su fracaso agota la esperanza del mercado, que teme que los beneficios sean una utopía.

Lo que es peor: Tesla pierde dinero cuando reporta una cifra récord de entregas en el segundo trimestre. El fabricante dio a los clientes las llaves de 95.356 coches, de las que 77.634 fueron del Model 3, un automóvil eléctrico que se vende a un precio medio de 50.000 dólares (en torno a 45.000 euros). Se suman a las 63.000 unidades que entregó en el primer semestre. Si quiere llegar a las 360.000 que prometió en todo el año, le faltan más de la mitad.

La bolsa castiga a Elon Musk

Las pérdidas que Tesla registró en los primeros seis meses de 2019 fueron de 1.110,469 millones de dólares, un 22% menos que en el mismo periodo del año anterior. En el segundo trimestre el fabricante perdió 408.334 millones, un 43 % menos que hace un año, pero tres veces más de lo previsto por los analistas. Los analistas también esperaban más ingresos de los 6.349,676 millones reportados.

En el primer semestre, los ingresos por ventas de coches se situarion en los 8.676,768 millones de dólares, de los que 5.168 millones corresponden al segundo trimestre. El efectivo en manos del fabricante incrementó hasta los 4.954 millones, un 34% más que lo amasado durante todo 2018, gracias a las mejoras operaciones y el aumento de las entregas, que generaron 614 millones en metálico.

No obstante, las pérdidas y el cambio de relato respecto a la rentabilidad fueron más importantes en Bolsa que cualquier logro acusado por Musk. Las acciones de Tesla han caído más del 14% desde el cierre de Wall Street el miércoles hasta las 18.00 horas (en España) de este jueves.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad