Versión inicial del proyecto con dos brazos robot controlados con los pies. Fotografía: Tomoya Sasaki, Yamen Saraiji, KMD

Este tipo tiene cuatro brazos y dos de ellos los controla otra persona

stop

Los brazos artificiales y controlados a distancia por otra personas a través de realidad virtual pueden redefinir el concepto de ‘trabajo en equipo’

Economía Digital

Versión inicial del proyecto con dos brazos robot controlados con los pies. Fotografía: Tomoya Sasaki, Yamen Saraiji, KMD

Madrid, 06 de agosto de 2018 (13:25 CET)

El año pasado Yamen Saraiji colaboró con Tomoya Sasaki en el desarrollo de un par de brazos robots que suman dos brazos extras al cuerpo humano colocado en una mochila. El movimiento de la dos extremidades adicionales se controla con las piernas.

Este año Yamen Saraiji ha ido un poco más allá. Saraiji sentía curiosidad por comprobar qué pasaría si otra persona pudiese controlar su cuerpo, o al menos una parte de él. Para averiguarlo Saraiji ha desarrollado el proyecto Fusion, un ‘wearable’ que consiste también en una mochila que le proporciona dos brazos robóticos adicionales pero en este caso es otra persona quien los contra a distancia y a través de una gafas de realidad virtual Oculus.

Aunque los avances en robótica están propiciando el desarrollo de extremidades artificiales funcionales y complejas cada vez más capaces —algunas de ellas incluso están controladas con la mente o a través de los músculos y nervios y que permiten realizar tareas relativamente complejas— el ‘wearable’ Fusión desarrollado por Saraiji no parece ser práctico en estos casos según investigadores del MIT.

Tampoco es ése su propósito: el proyecto de Saraiji, profesor adjunto en la universidad japonesa de Keio, "explora cómo varias personas pueden trabajar en equipo controlando juntas el cuerpo de una de ellas. Aunque algunas de las tareas que realizan en la demostración son muy simples Saraiji cree que un dispositivos como este podría resultar útil", según recoge MIT Technology Review.

El ‘wearable’ explora cómo varias personas pueden trabajar en equipo controlando el cuerpo de una de ellas

Entra las posibles aplicaciones se mencionan el aprendizaje a distancia de tareas y de habilidades manuales o la asistencia remota, por ejemplo a un astronauta que en el espacio o a un enfermero que debe realizar procedimiento médicos.

Dos brazos controlados a distancia mediante realidad virtual

Para el control a distancia de dos de las extremidades artificiales se utilizan una gafas de realidad virtual de Oculus y un mando remoto. "Los diferentes botones en el mando Oculus Rift se convierte en diferentes funciones de los dedos: el operador puede mover los dedos meñique, anular y medio de cada mano robótica simultáneamente con un solo botón, mientras que los dedos pulgar e índice tienen sus propios controles," explican.

El operador remoto dispone de su propio punto de vista a través de cámara incorporadas en la mochila Fusion que responden a los movimientos de cabeza que realiza el operador. En total la mochila pesa unos diez kilogramos y tiene una autonomía limitada de hora y media. "Todavía se trata de un prototipo", señala Saraiji.

Anteriormente ya se han desarrollado proyecto que incorporan extremidades adicionales, aunque hasta ahora ninguna estaba controlada por una tercera persona.

The Third Thumb, el dedo artificial que añade un tercer pulgar

El proyecto The Third Thumb desarrollado por Dani Clod, añade un tercer pulgar controlado con los pies. Situado a continuación del dedo meñique este "tercer pulgar" imita el movimiento opuesto del dedo pulgar.

"Este movimiento opuesto proporciona más funcionalidad al conjunto de dedos incrementando las habilidades y la versatilidad de la mano" según la diseñadora, que describe su desarrollo como "una herramienta, una experiencia y un modo de expresión; una forma de entender mejor las reacciones humanas ante las extensiones artificiales."

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad