HTC pierde la batalla contra los móviles chinos y se marcha de España

stop

Los operadores abandonan al fabricante taiwanés por el alto precio de sus terminales. Con un mercado cada vez más pequeño, HTC prefiere dejar el país y concentrarse en los dispositivos de realidad virtual

Presentación de HTC en el Mobile World Congress de Barcelona. / EFE

Barcelona, 10 de diciembre de 2016 (13:40 CET)

Tras haber liderado el mercado de móviles Android, HTC no ha podido resistir la competencia de las grandes marcas en España y ha decidido tirar la toalla: cierra sus oficinas comerciales y su centro de comunicación en el territorio, y deja la comercialización a los distribuidores locales.

Sus productos seguirán llegando, y los clientes podrán solucionar sus problemas por vía telefónica o telemática, pero la tecnológica taiwanesa en España sigue la misma estrategia que ha tenido en Italia y prefiere mudar sus oficinas al Reino Unido.

Una de las razones para esta decisión es la grave crisis económica que vive HTC, no sólo en España, sino en todo el mundo. En el último trimestre de 2016, HTC había logrado frenar la caída en picado de sus resultados. Sus ingresos, por 700 millones de euros, representaban una mejora del 18% comparado con el trimestre anterior; aunque no pudo desterrar las pérdidas, que han sido de 63 millones.

Otro factor es que los grandes operadores, como Telefónica, Orange o Vodafone, prefieren cerrar contratos con Samsung, Apple o Huawei antes que con HTC. A diferencia de Estados Unidos, donde la mayoría de los terminales se venden liberados y el usuario luego elige una compañía, en España el peso de los operadores sigue siendo determinante: que una tecnológica no entre en las opciones de una telefónica hunde sus posibilidades.

La gran sombra negra de HTC ha sido la irrupción de las empresas chinas como Huawei o Xiaomi. Con el lanzamiento del HTC 10 la taiwanesa esperaba recuperar terreno, pero no ha sido posible: en la gama alta, los 729 euros que cuesta el terminal de 64 gigas no puede competir frente al Galaxy S7 Edge, el iPhone 7 Plus o el Huawei P9, terminales con precios similares pero de características superiores.

El mercado se reparte, hacia la segunda mitad del 2016, con Samsung liderando con el 25,4%, seguido de cerca por Huawei con el 20,6%. La española BQ tiene una cuota del 12,6%, Apple recién llega con el 8,2% y cierra LG con el 5%. Tras haber tocado un techo del 10,7% en el 2011, HTC se ha diluido entre las marcas que no llegan al 1,5% del mercado español.

Los rumores de la venta de HTC de su división de móviles han irrumpido en las últimas semanas, lo que fue descartado por las autoridades en Seúl. Lo que sí queda claro es que la firma prefiere centrar su foco en aquellos productos que le pueden reportar más beneficios, como el dispositivo de realidad virtual HTC Vive, que ya han vendido 144.000 unidades en el mundo.

Esta estrategia podría reflotar los números pero es improbable que rescate el negocio de los móviles en el mediano plazo. Y los analistas creen que seguirá el camino de Nokia o Blackberry que han caído del Olimpo de los móviles, pero que cada tanto intentan regresar al mercado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad