La Fiscalía del Supremo exige explicaciones por la subida de la luz

stop

Además de la solicitud del organismo judicial, Competencia analiza si las empresa del sector han incurrido en prácticas monopólicas

Varias torres de alta tensión, en una imagen de archivo

Barcelona, 20 de enero de 2017 (15:34 CET)

Al Supremo no le bastan las explicaciones climatológicas con que el Gobierno y las empresas han justificado el repentino aumento de las tarifas eléctricas. Por ello la Fiscalía de lo Civil del Tribunal Supremo ha iniciado diligencias para averiguar las razones de los incrementos en los recibos de la luz.

La Fiscalía recuerda que, desde la reforma de 2014, la Ley de Enjuiciamiento Civil habilita a los fiscales a iniciar acciones para defender los intereses de los consumidores que, de otro modo, "quedarían indefensos".

En las últimas semanas, los precios de la electricidad en el mercado mayorista se han disparado hasta alcanzar niveles que no se veían desde diciembre de 2013.

Estas subidas están siendo analizadas también por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para comprobar si, además de las circunstancias coyunturales, existe algún comportamiento anticompetitivo por parte de los agentes del sector.

La electricidad sube en una ola de clima extremo

El encarecimiento de la electricidad en el mercado mayorista se produce en medio de una ola de frío que ha elevado el consumo, además de un panorama de escasez de agua y viento, y con precios altos del petróleo y del gas natural.

La sequía y la falta de viento han limitado el funcionamiento de las centrales hidroeléctricas y de los parques eólicos, las dos tecnologías que permiten generar electricidad con menos costes, y ha obligado a depender de las centrales de ciclo combinado, que utilizan el gas natural como combustible.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, anunció ayer una serie de medidas para aumentar la competencia en el mercado gasista, Mibgas, y conseguir mejores precios.

Puesto que en la actualidad son los ciclos combinados los que marcan el precio en el mercado mayorista, una bajada del gas repercutiría favorablemente en el recibo de la luz de los consumidores acogidos a la tarifa regulada. O al menos eso espera el Gobierno con sus medidas.

El precio mayorista de la electricidad supone algo menos de la mitad de la tarifa regulada, a la que están acogidos doce millones de consumidores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad