La mayor telefónica low cost lanza un Netflix para inmigrantes

stop

Lycamobile, la primera operadora virtual de España, inventa un servicio de televisión barata con 150 canales internacionales

Los fundadores de Lycamobile.

Madrid , 25 de abril de 2016 (01:00 CET)

Su nombre es desconocido para gran parte de los usuarios de telefonía móvil en España, pero en los colectivos inmigrantes es una marca de referencia. Lycamobile, la primera operadora del mundo y que registró una facturación de 1.600 millones de euros de facturación en 2015, no sólo crecen en el mercado de telefonía prepago sino que ahora lanza una especie de Netflix low cost para inmigrantes.  

La empresa ha basado su próspero negocio sobre un mercado que tradicionalmente está desatendido por las operadoras: el colectivo inmigrante. Formada por un grupo de ejecutivos multiculturales, Lycamobile conoce mejor que nadie las necesidades de los inmigrantes en más de 20 países del mundo.  

Su vocación de servicio al precio más bajo a estos colectivos y su red de puntos de venta en los principales locutorios y tiendas en los países donde opera le permiten ganar cada dos segundos un nuevo cliente en el mundo, según explican sus ejecutivos.  

"Las telefónicas nacionales siempre han pensado en las necesidades de su cliente nacional. Pero resulta que cada vez más, los países y las sociedades son más internacionales y más interculturales y nosotros entendemos las necesidades de ese público porque somos un equipo de multicultural", explica Mohammed Malique, fundador de la empresa.  

El paquete agresivo  

Fundada hace diez años en Holanda, Lycamobile asegura tener las tarifas más económicas del mercado en la mayoría de países donde se puede llamar desde España: más de 51 en Europa, América, Asia y África, explica su representante en España y el Sur de Europa, Rafael Martín-Lomeña.    
Comenzaron con las famosas calling cards que los inmigrantes utilizaban masivamente para llamar a sus países de origen, pero en pocos años comenzaron a ofrecer las tarifas de esas tarjetas con sus líneas propias, envíos de dinero y agencia de viajes. Ahora pretenden aumentar su negocio con la televisión por cable.  

La compañía constantemente negocia precios más baratos. En busca de esas mejores relaciones y tarifas bajas, comenzó una alianza con Orange, que luego abandonó por una mejor oferta de Vodafone, que a su vez fue sustituida por Telefónica.  

Negocio televisivo  

El nuevo paquete de televisión para inmigrantes busca un mercado hasta ahora inexplorado por las compañías telefónicas: la televisión de los inmigrantes. Los ejecutivos se han dado cuenta que una de las cosas que más extrañan sus clientes es la televisión local de sus países de origen y sobre esta necesidad han creado una nueva línea de negocios.   

Por eso, ha llegado a un acuerdo con 148 televisiones del mundo para ofrecer a los chinos 33 canales, a los indios 36 canales y a los africanos 40 canales. La oferta es de 99 euros anuales. También negocian con Univisión y otros canales latinoamericanos para ofrecer opciones a los inmigrantes latinoamericanos, especialmente los residentes en España, el segundo mercado de Lycamobile en el mundo, después de Reino Unido.  

La compañía inició operaciones hace 10 años en Holanda porque era uno de los pocos mercados europeos que no imponía trabas excesivas a los operadores móviles virtuales, es decir, a las telefónicas que no tienen infraestructuras propias y que necesitan alquilar la de las grandes empresas como Telefónica, Vodafone y Orange.  

Pese a que la infraestructura es de terceros, la operadora low cost, la oficial en buena parte de los locutorios tiene call center y servicio técnico propio. Cuenta con un total de 7.000 empleados y su crecimiento es imparable entre los inmigrantes de todo el mundo. Ahora también quieren enfocarse en la población española que emigra.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad