Las noticias falsas ponen a Facebook en la picota

stop

La red social trata de resolver una grave crisis de legitimidad después de ejercer de altavoz de rumores y mentiras durante la campaña electoral de EEUU

Economía Digital

Mark Zuckerberg durante su visita al Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en la ciudad de Lima (Perú). / EFE/MARTIN ALIPAZ
Mark Zuckerberg durante su visita al Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en la ciudad de Lima (Perú). / EFE/MARTIN ALIPAZ

Barcelona, 20 de noviembre de 2016 (19:28 CET)

En plena campaña electoral en Estados Unidos (EEUU) un titular escandaloso desencadenó la tormenta. "Hallado muerto un agente del FBI implicado en la filtración de correos de Clinton". El artículo, basado en unos hechos que nunca ocurrieron, se extendió como la pólvora superando el medio millón de compartidos en Facebook.

Esta no-noticia, tomada como veraz por decenas de miles de potenciales votantes, hizo saltar las alarmas sobre la responsabilidad de la red social que dirige Mark Zuckerberg a la hora de difundir contenidos falsos. Al mismo tiempo que ponía en entredicho los filtros utilizados por la plataforma para destacar ciertas noticias en los muros de sus usuarios a través de sus famosos algoritmos.

Algunas voces incluso acusaron a Facebook de decantar la balanza a favor de Donald Trump frente a Hillary Clinton debido al impacto alcanzado por ciertos textos muy críticos con la candidata demócrata.

Zuckerberg se defiende

En los últimos días la compañía y el propio Zuckerberg han salido en defensa de la neutralidad de la red social, declarando que "el 99%" de las noticias publicadas en Facebook son reales y fiables.

Este mismo sábado, horas antes de su intervención en la Cumbre de Líderes del Foto de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en Lima, el empresario publicó en su perfil las líneas en las que están trabajando para tratar de resolver este conflicto.

Entre ellas figuran mejorar la detección previa (y automática) de contenidos falsos; facilitar que los usuarios puedan reportar estos contenidos; colaborar con organizaciones de verificación de datos (fact checkers); marcar los artículos que ya hayan recibido una advertencia por la comunidad de usuarios; evitar el spam de portales que difundan informaciones falsas; y, en general, "escuchar" a periodistas y otros actores del sector para aprender de sus sistemas de verificación de contenidos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad