Las ventas de Windows 8 ponen en la cuerda floja a María Garaña

stop

La cúpula internacional de Microsoft cuestiona a la presidenta de la filial española por los escasos resultados

La presidenta de Microsoft, Maria Garaña (derecha), con Eugenia Bieto, directora de Esade

08 de julio de 2013 (21:08 CET)

Las escuálidas cifras de Windows 8 inquietan en la cúpula internacional de Microsoft, que duda del desempeño de la responsable de la filial en España, María Garaña. No es la única presidencia regional cuestionada desde Estados Unidos.

El lanzamiento de la nueva versión es el inicio de los quebraderos de cabeza. Pocos meses después del aterrizaje, apenas cuenta con presencia en el mercado local.

Se trata del siguiente fracaso al pinchazo de la versión 7 y Vista. La opinión mayoritaria en el cuartel general de Microsoft es que sólo un relanzamiento de la adaptación móvil lograría alinear la facturación con las previsiones iniciales.

Fieles a XP

En España la mayor parte de los clientes no ha actualizado el sistema operativo Windows. Es uno de los territorios más hostiles para el nuevo sistema. La opción que dispone de mayor presencia en el mercado es XP, que acapara el 40% de las licencias.

La realidad supone un doble problema para la multinacional fundada por Bill Gates. Por un lado, dificulta el crecimiento de 8. Pero además, el soporte para XP dejará de prestarse, globalmente, en abril de 2014.

Una de las medidas para respaldar a los mercados más rezagados, entre los que se cuenta España y Portugal, es posponer la fecha límite. Los avisos de alerta no son exclusivos de los países administrados por Garaña. La decepción en Redmond (California-EEUU) es mayúscula, también, con otra regiones.

Sin colaboración

Por ahora, oficialmente, Microsoft echa la culpa a la poca colaboración de los constructores de ordenadores. Los expertos consideran que esta razón es el embrión de la decisión de empezar la fabricación de hardware propio.

Aunque a preguntas de este medio Microsoft no entra en detalles sobre el número de unidades vendidas hasta el momento en España, la situación es un eco, aunque amplificado, del comportamiento general del producto, que ha generado terremotos en el seno de Microsoft.

Cambios en la cúpula

Hace tres meses dimitió el director general del proyecto, Steven Sinofsky. Le sustituye Julie Garson. Según varias fuentes, en California revisan la composición de los órganos directivos en todo el mundo.

Windows 8 ha logrado convencer a 100 millones de usuarios, sumando todos los mercados. “Son cifras que invitan al optimismo”, según la valoración oficial. El número de dispositivos compatibles es de 2.400 modelos distintos.

Aplicaciones


Las aplicaciones se han multiplicado por seis. En la tienda de Windows se contabilizan 250 millones de descargas. “El 90% de nuestro catálogo de aplicaciones ha sido descargado todos los meses”, según Microsoft. Tampoco hay cifras desagregadas del mercado local.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad