Fotografía: Demosistō en Facebook.

Los manifestantes de Hong Kong montan su propia 'internet'

stop

Para evitar las restricciones y el control los manifestantes de Hong Kong utilizan una app de mensajería que crea una red "desconectada" de internet

Madrid, 04 de septiembre de 2019 (12:28 CET)

La conectividad Bluetooth permite conectar e intercambiar mensajes entre dispositivos cercanos, como teléfonos móviles, en un radio de unos 100 metros aproximadamente según el entorno.

Pero conectando entre sí un gran número de móviles y otros dispositivos con Bluetooth es posible crear una infraestructura de red que estará formada por todos esos móviles conectados entre sí. Este tipo de red se denomina red inalámbrica en malla, y no necesita internet para funcionar.

  • En esa red en malla los mensajes enviados desde el teléfono van "saltando" de móvil en móvil hasta llegar a su destino.
  • El símil más habitual: es como pasar notas de papel en clase. La nota llegará incluso al otro extremo del aula cambiando de manos entre los alumnos.
  • Esta red "propia" y "privada" permite a los manifestantes (en este caso) comunicarse entre sí o en grupo aunque se encuentre fuera del alcance de la conexión Bluetooth, ayudándose de otros móviles próximos que hacen de "puente" entre ellos.
  • Para lograrlo los manifestantes utilizan la app de mensajería Bridgefy, que convierte cada móvil (con esa esa misma app) en un punto de acceso a la red en malla.
  • Si la densidad de la malla (si el número de móviles que hacen uso de la app Bridgefy) es lo suficientemente grande entonces se crea una red totalmente funcional que permite el intercambio de mensajes entre todos los móviles que forman parte de esa misma red, sin necesidad de internet.

Jorge Rios, desarrollador de la app Bridgefy, explica en Forbes cómo funciona la app y por qué la están utilizando los manifestantes de Hong Kong.

  • El número de descargas de la app Bridgefy se ha disparado en casi un 4.000% en los últimos días.
  • Por dos motivos, explica Rios: una, porque las autoridades ha comenzado a limitar el acceso a internet; y dos, porque es una manera segura para comunicarse cuando existe el riesgo de que terceras personas (o las autoridades) intercepten o lean los mensajes.

Hasta ahora su app se utilizaba mucho en conciertos o en grandes eventos deportivos —cuando hay mucha gente concentrada en un mismo lugar las antenas de los móviles llegan a saturarse— "pero ahora estamos recibiendo muchas descargas desde Hong Kong, debido a las protestas," dice Rios.

El problema es que nada impide que un infiltrado se cuele en esa red e intercepte o lea algunos de los mensajes que circulan por ella.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad