Movistar fusiona y rebaja las facturas de móvil, fijo e Internet

stop

SERVICIOS

Alierta, en la junta de accionistas de Telefónica

14 de septiembre de 2012 (11:50 CET)

Telefónica ha dado otro paso en el cambio de su estrategia comercial que obligará a mover ficha al resto de operadores, según afirman fuentes del sector. La compañía líder en telefonía en España ha presentado este viernes Movistar Fusión, una oferta integrada de telecomunicaciones que incluye servicios de telefonía móvil, fija e Internet.

Lo novedoso es que las propuestas que se comercializarán a partir del próximo 1 de octubre serán “precios finales y para siempre y, por primera vez, los clientes recibirán una única factura con los productos integrados”, afirma la compañía en un comunicado.

Ofertas

Los clientes podrán optar por cuatro soluciones distintas. La primera es llamadas de fijo, móvil y ADSL de 10MB por 49,9 euros al mes; si se prefiere el paquete con Internet por fibra (mucho más rápida), se pagará 59,9 euros. Las dos últimas ofertas también incluyen televisión por cable y también se diferencian por el tipo de conexión a la red. Si es ADSL cuesta 79,9 euros mensuales, un precio que se incrementa en 10 euros si se opta por conexión por fibra.

Las cuatro propuestas incluyen 500 minutos de voz en telefonía móvil, un GB de conexión a Internet desde el smartphone y mensajes ilimitados gratuitos. En cuanto al teléfono fijo, se mantiene una oferta bastante parecida a la actual: llamadas ilimitadas a otros teléfonos fijos de España, 50 minutos mensuales a móviles de lunes a viernes y otros 500 minutos para hablar con teléfonos móviles durante el fin de semana.

Unos paquetes básicos a los que se podrán añadir otros servicios disponibles: líneas móviles adicionales, multisim (muy usada por los clientes con tabletas) o los planes de renovación y financiación de terminales, entre otras. Cambiar de tarifa será gratuito para los clientes que de Movistar. La multinacional presidida por César Alierta implementó esta política en 2012.

Nuevos dispositivos

El lanzamiento de Movistar Fusión también incluye un plan para renovar terminales móviles. Telefónica fue la primera compañía que anunció que dejaba de subvencionar smartphones, una práctica que les hacía perder competitividad y les restaba beneficios. Pero les ha hecho perder clientes.

Vodafone, competidor directo, ha dado marcha atrás y anunció que recuperaba la práctica en verano. La opción de la multinacional española ha sido distinta: los clientes que contraten las nuevas tarifas tendrán “un catálogo de dispositivos premium para ellos, precios ventajosos y opciones de pago en cuotas sin intereses”, afirma en el comunicado.

Les ha quedado en el tintero una última demanda que se hace en el sector: comercializar dispositivos libres, que se puedan usar con tarjetas SIM de cualquier operador. A principios de septiembre anunciaron que estudiaban la medida, que significaría acabar con el denominado SIM lock, el bloqueo de terminales que, precisamente, implementó Telefónica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad