Los fabricantes sueñan con desarrollar el coche que sea 100% autónomo.

Por qué el inventor del Post-it revolucionará los coches autónomos

stop

3M, el creador del Post-it, desarrolla señales de tránsito que pueden ser claves para el avance de los coches autónomos

Barcelona, 13 de agosto de 2017 (17:17 CET)

Actualmente un Tesla Autopilot cuenta con un sistema de conducción autónoma de nivel 2. A este nivel la velocidad permanece constante y le permite al conductor quitar las manos del volante por períodos breves. Si bien el vehículo puede guiarse sin necesidad de seguir las líneas delimitadoras de la carretera, el conductor tiene que estar alerta por cualquier imprevisto.

El proyecto de los fabricantes es alcanzar el nivel 5, que implicaría una conducción 100% autónoma. Todavía falta un buen trecho de investigación tecnológica para llegar, pero una compañía ayuda a agilizar la misión.

Se trata de 3M, la empresa creadora de productos tan cotidianos como el Post-it o la cinta adhesiva, que en muchos países se conoce por su marca: cinta Scotch.  Esta empresa de Saint Paul, Minnesota, factura 30.000 millones de dólares al año, y poca gente sabe que también fabrica las señales de tránsito en numerosas carreteras de Estados Unidos.

Las señales que emiten señales

3M firmó un acuerdo con General Motors y Ford, los principales fabricantes de coches de EEUU, para implementar señales con tecnología que les sirva a los coches autónomos.

Por ejemplo, un problema es que los sensores de los coches de Tesla siguen las marcas pintadas en el asfalto, pero si en algún tramo se desvanecen o tienen una superposición de capas de pintura el vehículo “se confunde” en la conducción. Además estos coches requieren de un sistema de GPS sumamente sofisticado que les permita, en tiempo real, esquivar objetos imprevistos, como puede ser un animal que cruce la carretera, o un socavón que apareció pocas horas antes y los mapas no lo han reconocido.

3M: desarrolla un sistema de señales de tránsito que aportan información en tiempo real a los coches autónomos

La idea de 3M es que cada señal de tránsito tenga un sistema de código electrónico que pueda ser interpretado por el coche para aportar información actualizada sobre el tramo de la carretera en donde se encuentra.

Pruebas exitosas

La empresa ha montado un tramo de pruebas en la carretera I-75 en Detroit, y allí se probaron varios Cadillac CTS de General Motors, que no son coches autónomos pero que sí cuentan con esta tecnología para interpretar las señales de tránsito. Y cuando circulaban por este sector de 4,5 kilómetros, el coche fue informado y alertó al conductor que en la carretera había trabajos viales y que se debía disminuir la velocidad.

Colin Sultan, director del programa Carreteras Conectadas de 3M, dijo que General Motors y Ford son algunas de las compañías que trabajan con su empresa para desarrollar este sistema, pero no precisó si hay otros fabricantes en el mundo que también quieren adaptar esta tecnología. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad