Representación de Carles Puigdemont en el juego no oficial Pokémon Iberia, en el que también sale Mercadona. Foto: Youtube/Morthang

Puigdemont en Mercadona: así es el polémico Pokémon español

stop

Un videojuego que imagina Pokémon ambientado en la realidad española –Mercadona y Puigdemont incluidos– causa revuelo por su humor negro

Alessandro Solís

Economía Digital

Representación de Carles Puigdemont en el juego no oficial Pokémon Iberia, en el que también sale Mercadona. Foto: Youtube/Morthang

Barcelona, 09 de julio de 2019 (19:38 CET)

Nintendo no lo aprueba, pero miles de españoles ya juegan Pokémon Iberia, el videojuego no oficial inspirado en la saga nipona y ambientado en España. Grandes referencias de la sociedad y la política española se abren paso en un título que por ahora solo está disponible para PC. Entre sus personajes y espacios destacan Carles Puigdemont, MercadonaAndrés Iniesta.

A primera vista, parece un juego directamente sacado de Forocoches. No es casualidad: su creador, conocido con el nombre Eric Lostie, es un usuario activo del popular foro virtual, y quizá por esa experiencia tiene un humor negro que impregnó el relato de Pokémon Iberia y que, tras su lanzamiento definitivo en las redes sociales, ha sorteado toda clase de polémicas.

De hecho, apenas 24 horas después del lanzamiento del juego (el pasado 5 de julio), el creador y sus colaboradores modificaron algunos aspectos, debido a una oleada de críticas que este lunes acabaron por convertir al título en trending topic de Twitter. De entrada, el juego se burla de quienes desafían el género binario al preguntar a los jugadores si son chicos, chicas o "chiques".

El Pokémon con Puigdemont y Mercadona crea polémica

El digital Gamesfera tituló su crítica del juego así: "Pokémon Iberia es un fangame que no debería existir". Ante estos y otros reproches de usuarios no bien entendidos con su estilo de humor, el creador dijo: "Sé que Pokemon Iberia no es para todo el mundo, pero pido una oportunidad y que os fijéis en todos los detalles, la documentación y el trasfondo cultural que tiene el juego".

Y es que muchos de los guiños culturales del videojuego son sobre temas sensibles: hay chistes sobre migrantes, aparece la "Pandilla San Fermín" (interpretada como una referencia a La Manada), y también se hace mofa de los "cuñados de ultraderecha". Además, a quienes eligen el género "chiques" el juego les sugiere que dejen de hacer "el subnormal con el lenguaje", siempre en clave de comedia.

De hecho, en un comunicado compartido en Twitter, el creador explicó su decisión de retirar algunos chistes, como el de los migrantes. "Creo que el colectivo inmigrante es el único en todo el juego al que no le dedico una frase amable o que intente subvertir el estereotipo", comentó, dando a entender que su propósito no era ofender a las minorías sino hacer una suerte de retrato cultural.

Pokémon Iberia "exagera" los estereotipos españoles

Con todo, las referencias de Pokémon Iberia están instaladas en el imaginario de la juventud contemporánea española, desde la Hacendado Ball (en lugar de la original Poké Ball y evidente referencia a la marca blanca de Mercadona) hasta la aparición de Desatranques Jaén (una empresa que se convirtió en leyenda por sus mensajes en redes y por sus menciones en programas de comedia).

También hay un supermercado del grupo de Juan Roig en el juego, bares con el logo de Estrella Levante y versiones de formaciones políticas como Podemos, PSOE y Ciudadanos, así como representaciones de Puigdemont, Pedro Sánchez y Arturo Pérez-Reverte, por mencionar algunos. Otros espacios representados son el Valle de los Caídos, la Alhambra y Sierra Nevada.

"Pokémon Iberia juega con los estereotipos de diferentes realidades sociales de España, retorciéndolas y exagerándolas al máximo, sin entrar en cuestiones personales", defiende Eric Lostie. El título se puede descargar gratuitamente desde ordenadores de Windows en este enlace, y por el momento es la única forma de jugarlo. Como con casi cualquier juego, también hay stream de gamers que intentan superarlo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad