¿Qué pasa con la fibra óptica en España?

stop

Las operadoras pueden desplegar su propia red o acceder a la de Telefónica, pagando una cuota y con algunos límites

Evento informático con 3.500 ordenadores en el Bilbao Exhibition Center, Barakaldo (Vizcaya)

en Barcelona, 04 de abril de 2015 (21:32 CET)

Para desplegar la fibra óptica en España, las operadoras pueden elegir entre tener su propia red o alquilarla a Telefónica. Si la compañía elige la segunda opción puede solicitar el acceso indirecto a la fibra de Telefónica, pero está sujeta al pago de una cuota y a un límite de 30 megas.

Sin embargo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está revisando los costes --para reducirlos--, así como el límite de megas. En la actualidad, la cuota fija por conexión o acceso ronda los 20 euros. Aunque hay operadoras como Jazztel, Orange y Vodafone que, pidiendo autorización a las comunidades de vecinos, pueden instalar su propia red.

La posición dominante de Telefónica 

"Las revisiones se hacen periódicamente. Se mira el nivel de competencia y si hay posición de dominio se fijan unas obligaciones. En España hasta ahora Telefónica tenía una posición de dominio y por ello se estableció que alquilara su red al resto de operadoras", subrayan fuentes de la CNMC a esta publicación. No obstante, Telefónica ha perdido con el tiempo cuota de mercado bajando del 50% y en algunas ciudades incluso del 30%, detallan los mismos interlocutores.

Ahora se está revisando, por un lado, el precio y, por otro, el acceso indirecto. La CNMC ha propuesto una rebaja del 45% en el coste, aunque luego en la resolución definitiva podría disminuir el porcentaje.

Al precio por acceso --19,93 euros en fibra óptica y 15,08 euros en cobre-- hay que sumar el de la capacidad, que oscila desde los 19 euros hasta los 14. Existen tres modalidades --best effort, oro y real time-- que tras la rebaja que quiere aplicar la CNMC pasaría a costar entre 10 y ocho euros. 

Ciudades competitivas

Además, en el análisis global del mercado de banda ancha se revisa el nivel de competencia zona a zona. "Se ha detectado que algunas ciudades son muy competitivas y por ello se está valorando quitar el acceso indirecto de la fibra. Son zonas donde las operadoras ya están invirtiendo en sus propias redes y el acceso indirecto ya es minoritario", detalla la CNMC. Entre estas ciudades se encuentran Madrid, Barcelona y Valencia. 

En cuanto al límite de 30 megas, según apunta la CNMC, cuando se fijó nadie estaba desplegando la fibra por eso ahora se contempla suprimirlo. En el mercado ya hay compañías como Vodafone y Jazztel que ofrecen 200 megas. Mientras, en breve, Telefónica triplicará la velocidad de la oferta de su conexión fija a internet, tanto de ADSL como de fibra, de 100 megas a 300, subiendo "algo" las tarifas.

"La revisión del precio que se ha puesto en marcha con una consulta pública podría prolongarse uno o dos meses hasta fijar el coste definitivo, mientras que la revisión global del mercado –sobre el límite de 30 megas y quitar el acceso indirecto-- podría tardar seis meses o más", señala la CNMC. Así, con el tiempo, este año se aplicarán dos revisiones con el objetivo de mejorar y abrir el mercado.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad