stop

Samsung anunció que venderá un Galayx Note 7 rediseñado, modelo que entraba en combustión espontánea por un problema con sus baterías

Economía Digital

El Galaxy Note 7 iba a revolucionar el mundo de los móviles. Pero sus baterías incendiarias lo retiraron del mercado.

Barcelona, 02 de julio de 2017 (11:55 CET)

Samsung no quiere tirar a la basura millones de Galaxy Note 7, que se recalentaban y se incendiaban por un cortocircuito creado por sus baterías. La tecnológica coreana anunció que el 7 de julio sacará a la venta una versión rediseñada del polémico phablet, y se ofrecerá a poco más de 520 euros. El dispositivo se llamará Galaxy Note 7 Fan Edition, y saldrán al mercado 400.000 unidades.

Samsung tuvo que suspender la producción y venta del Galaxy Note 7 (en el primer caso de este tipo en la historia de la telefonía móvil) debido a los repetidos casos de combustión del aparato por culpa de su batería fija, según demostró más tarde una investigación.

El rediseño del Galaxy Note está equipado con una batería con menor capacidad que el modelo original (el intento por lograr una pila que tuviera muy larga duración minimizando al máximo su tamaño fue una de las causas de los incendios del terminal) y con un software totalmente actualizado.

Tras la retirada del phablet el otoño pasado, la compañía recibió infinidad de peticiones de grupos medioambientales para que reparara y reutilizara los 4,3 millones de dispositivos Galaxy Note 7 que fueron producidos.

El fiasco del ‘tabléfono’ estrella de Samsung le supuso a la empresa una pérdida operativa de unos 4.800 millones de euros. Con este lanzamiento, espera poder recuperarse de aquellos números rojos. Lo sorprendente es que lo anuncien a poco más de un mes de presentar el Galaxy Note 8, sucesor del infortunado dispositivo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad