Perfil de Martin Loretzon, fundador de Spotify, la plataforma más popular para escuchar música en streaming. ED/Archivo.

Spotify salva la cuenta de resultados de las grandes discográficas

stop

El negocio de estas plataformas crece un 60%, y permite que las empresas de la industria musical facturen casi 16.000 millones

Economía Digital

Perfil de Martin Loretzon, fundador de Spotify, la plataforma más popular para escuchar música en streaming. ED/Archivo.

Barcelona, 26 de abril de 2017 (19:55 CET)

Se creía que las descargas ilegales en Internet iban a arruinar el negocio de la música, pero las plataformas de streaming llegaron como el séptimo de caballería y evitaron que las discográficas se hundan .

Según la IFPI (Federación Internacional de la Industria Discográfica), las compañías productoras de música han facturado 15.700 millones de euros, un 5,9% más respecto al año pasado. Este es el segundo ejercicio que termina con resultados positivos, y es el mayor crecimiento en la última década. Esta tendencia aleja las turbulencias que había pasado el sector, que perdió un 40% de su negocio en 15 años.

Uno de cada dos dólares facturado por las discográficas llega gracias al mercado digital, y es la primera vez que este soporte supera (aunque sea levemente) al físico (que cayó un 7,6%). En concreto, las primeras han registrado ventas por 7.800 millones de dólares.

Uno de cada dos dólares en el mundo de la música llega por los formatos digitales

El crecimiento es impulsado por las plataformas de streaming como Spotify y Apple Music, cuyo negocio ha aumentado un 60,4%, lo que es el mayor incremento en ocho años.

Actualmente 112 millones de personas pagan por escuchar al catálogo de estas plataformas, pero si se suman todos los usuarios que usan el servicio gratis a cambio de recibir publicidad, la cantidad de suscriptores sube a 212 millones.

Por países, el mayor crecimiento se ha dado en India, con un aumento del 26,2%, seguido por México (23,6%) y China (20,3%). En este país quien lleva la delantera es el grupo Tencent Music, propietario de las plataformas QQ Music, Kugou y Kuwo. España, que llegó a estar entre los diez países con mayor consumo de música por Internet, queda relegada a un discreto 15º puesto.

Las descargas ilegales se desploman, pero siguen vivas

Las descargas ilegales, que parecían el jinete del apocalipsis para las discográficas, pierden fuerza. En el último año han caído un 20,5%, pero todavía está lejos de morir: según la patronal del sector, hay más de 19 millones de páginas web que permiten bajar discos o canciones sin pagar derechos.

Sin embargo, la IFPI ha criticado que YouTube y otras plataformas similares no aporten el dinero que las discográficas esperan: mientras que Spotify tiene una facturación media de 20 dólares por usuario, en el caso del canal de videos propiedad de Google no llega ni a un dólar. También sucede que cientos de miles de personas suben discos enteros a esta web y son escuchadas gratis por millones de usuarios.

Para Frances Moore, consejera delegada de IFPI, las leyes debería forzar a YouTube que renegocie el pago de royalties a las discográficas, y así estas compañías podrían recaudar más.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad