La priel humana artificial tiene numerosas aplicaciones, incluyendo servir en ensayos médicos y cosméticos. Imagen: ITRI

Una impresora 3D imprimiendo piel humana

stop

Entre las aplicaciones de la piel humana impresa está la de sustituir a los animales en las pruebas de medicamentos y productos cosméticos

Economía Digital

La priel humana artificial tiene numerosas aplicaciones, incluyendo servir en ensayos médicos y cosméticos. Imagen: ITRI

Madrid, 09 de julio de 2018 (19:02 CET)

El equipo de investigadores del instituto tecnológico de Taiwan  ITRI ha desarrollado una nueva tecnología para la impresión en 3D de piel humana artificial. La tecnología se ha implementado en una bioimpresora 3D que funciona esencialmente igual que cualquier impresora 3D, con la diferencia de que utiliza una biotinta compuesta de células vivas y elementos biológicos como proteínas.

La biotinta permite imprimir una estructura tridimensional equivalente a la piel humana en placas de Petri para el cultivo de células vivas.

La impresión reproduce, a modo de "imitación", la estructura epidérmica humana, que se compone de la capa córnea, la capa granular, el estrato espinoso, el estrato basal, explican los investigadores de ITRI.

En el futuro la piel humana impresa en 3D podrá aplicarse en pacientes necesitados de un transplante de piel

Este tejido vivo denominado EPiTRI resulta en una reproducción estable que cumple con los estándares internacionales de validación de pruebas como la irritación de la piel y la corrosión.

Los investigadores del ITRI confían en que la piel "biónica" EPiTRI sustituya a los animales en los ensayos clínicos de numerosos sectores, que abarcan desde medicamentos y productos farmacéuticos y materia médico a impuestos químico para la agricultura, toxicología y productos cosméticos.

Más allá del cultivo la impresión 3D aplicada a la fabricación de piel humana reduce los costes y los tiempos. La impresión se realiza en laboratorio a una temperatura controlada, de unos 4° para preservar la actividad celular. Según los investigadores la bioimpresora apenas necesita un segundo para imprimir la suficiente cantidad de piel como para cumplir con los requisitos de la industria médica para su uso de placas de Petri, que es donde se realizan los ensayos.

Se espera que en el futuro este tipo de bioimpresora tenga aplicaciones médicas directas en pacientes que necesiten un transplante de piel —por ejemplo, en pacientes que han sufrido daños o quemaduras en la epidermis.

En este caso el proceso de impresión incluye el uso de células del propio paciente para incorporarlas a la biotinta de la impresora 3D, aunque todavía deberá pasar un tiempo antes de que el método de impresión 3D de piel humana con aplicaciones médicas esté disponible para pacientes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad