Fotografía: Renault SAS

Una 'isla inteligente' usará solo energías renovables y coches eléctricos

stop

Renault inicia un proyecto de transición energética en una isla francesa para reducir la huella de carbono de la isla y lograr la autosuficiencia

Madrid, 28 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

Belle-Île-en-Mer será la primera isla 'inteligente' de Francia. Iinteligente' desde un punto de vista energético. El proyecto anunciado por Renault que llevará a cabo en los próximos 24 meses en colaboración con la compañía energética Enedis, entre otros socios, tiene como finalidad desarrollar un "ecosistema eléctrico inteligente" que facilite la transición energética en la isla francesa de Belle-Île-en-Mer.

Para Renault este no es su primer proyecto de este tipo. A principio de este año puso en marcha el programa "Smart Fossil Free Island" en la isla portuguesa de Porto Santo, en el archipiélago de Madeira.

Otros proyectos similares, también de Tesla

Ambos proyecto son similares a algunos acometidos por Tesla, a través de su compañía SolarCity en diversas islas, caso de la isla volcánica de Ta'u localizada en el Pacífico, a más de 6.000 kilómetros de la California. Aquel proyecto cambió el panorama energético de la isla que hasta entonces dependía del suministro de combustible diésel, que llegaba por barco, para disponer de electricidad.

Fotografía: Renault SAS

Fotografía: Renault SAS

El modelo energético diseñado para Belle-Île-en-Mer, igual que en el caso de la isla de Porto Santo, se sustenta en tres pilares: electricidad producida con energías renovables (solar y eólica, principalmente), baterías para acumular la electricidad y una flota de coches eléctricos con servicio de car-sharing o coche compartido para los isleños y turistas.

"Este nuevo servicio de coche compartido aprovechará los excedentes de energía producidos por los paneles solares instalados en los tejados de los principales edificios públicos de la isla", explican desde Renault, a través de un sistema de carga inteligente nos permitirá activar la carga de los coches eléctricos siempre que un edificio produzca más energía de la que realmente necesita. "Por ejemplo, los paneles solares en el techo de la escuela proporcionan calor e iluminación para las aulas durante la semana, mientras que la energía producida los fines de semana o durante las vacaciones escolares se utilizará para cargar los coches eléctricos."

Laboratorio de pruebas de tecnologías de microred

La gestión del ecosistema eléctrico considerará las baterías de los coches también como sistema de almacenamiento de la electricidad utilizada en los hogares, complementario al principal que se basará en baterías desechadas de los coches eléctricos.

Fotografía: Renault SAS

Fotografía: Renault SAS

En los coches eléctricos la demanda de la electricidad almacenada en las baterías es más exigente que en el caso de las baterías utilizadas para simplemente almacenar electricidad, por lo que aunque las baterías no sean aptas para movilidad siguen siendo útiles cuando se aplican a redes o microredes eléctricas como esta.

El sistema que está diseñado para reducir la dependencia energética de la isla y reducir sus emisiones de CO2, además del coste que supone la energía para sus habitantes. Además las lecciones aprendidas en sendos proyectos "serán de gran utilidad para entender cómo integrar mejor los coches eléctricos, las baterías de almacenamiento y las energía renovables", dicen en CleanTechnica. "Estas islas 'inteligentes' reducirán las emisiones de carbono y servirán además como laboratorio de pruebas de tecnologías de microred que más adelante podrán aplicarse otras comunidades, incluso en tierra firme."

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad