Amazon crea un robot ‘chivato’ que vigila el cumplimiento de medidas Covid-19 en el trabajo

Este aparato con forma de caja, AWS Panorama, analiza el entorno con inteligencia artificial para vigilar "cualquier problema potencial o insegura"

La pandemia ha obligado a imponer una serie de restricciones en lugares públicos y puestos de trabajo, cuyo personal debe seguir a raja tabla para evitar el aumento de los contagios. Amazon lo sabe, y por eso ha creado con inteligencia artificial un robot ‘chivato’ que analiza a través de las cámaras de vigilancia si las personas cumplen las medidas para frenar la Covid-19. 

Este aparato con forma de caja, AWS Panorama, se instala como complemento a las cámaras de seguridad que ya existen, donde se rastrea el cumplimiento de las reglas en el lugar de trabajo. Este aparato también sirve para monitorizar la aglomeración de gente, con lo que se podría verificar la cantidad de clientes que hacen cola en una tienda. 

Según ha publicado la BBC, Amazon ha defendido que este aparato ha sido diseñado para mejorar las operaciones industriales y la seguridad en el lugar de trabaja. La compañía tecnológica y de venta online ha negado que su producto esté diseñado para espiar, y se quita cualquier responsabilidad del mal uso que pueda hacer el cliente: “AWS Panorama no incluye ninguna capacidad de reconocimiento facial preempaquetada”. 

Los usos del polémico robot de rastreo

¿Cómo podría aplicarse? El aparato podría contar la cantidad de clientes de una pequeña tienda y rastrear sus movimientos, así como verificar la longitud de las colas. Según el mencionado medio, también podría aplicarse a una fábrica o lugar de trabajo para “recibir notificaciones de inmediato sobre cualquier problema potencial o situación insegura para que pueda tomar medidas preventivas”. 

Los detractores de este tipo de sistemas también se han pronunicado, al considerar que vulnera la privacidad. Silkie Carlo, director del grupo de privacidad Big Brother Watch, ha asegurado –siempre según el mencionado medio– que la supervición automatizada del trabajo “rara vez genera beneficios para los empleados: “Es una gran vergüenza que Amazon haya aprovechado el distanciamiento social como una excusa más para la recopilación de datos y la vigilancia”. 

La compleja relación privacidad-trabajo

Amazon ha demostrado en más de una ocasión una relación compleja con la privacidad. El pasado septiembre, un informe de un grupo de investigación estadounidense –según la BBC– aseguró que la plataforma había usado vigilancia exhaustiva sobre sus trabajadores para limitar las actividades de organizaciones sindicales, y ha recibido críticas de empleados que les han acusado de tratarles como “robots”. 

La privacidad es algo que ha afectado a más de una empresa. Microsoft se ha disculpado esta semana por permitir que la actividad de las personas fuera monitoreada por sus empleadores a través de un medidor de “productividad”. Tras una protesta, la compañía de Bill Gates tuvo que eliminar del producto los datos personales. 

No es el único tipo de control que se ha ejercido sobre los trabajadores desde la pandemia. La implementación del teletrabajo ha provocado un aumento del uso del software que ha controlado a los empleados, ante un tipo de cultura presentista que obliga al trabajador a cumplir unas horas determinadas en lugar de valorar resultados y objetivos