El mercado oriental frena la recuperación de las exportaciones valencianas

El Ramadán o la subida del precio del petróleo son algunas de las causas de la ralentización del

ee28585ad2bf61db1672a48f2fc1c44a15438b4c

Arabia Saudí, China y Argelia son los destinos favoritos de las exportaciones valencianas. Foto: EFE.

El comercio internacional se encuentra en una situación de incertidumbre desde hace más de un año, consecuencia del coronavirus y la paralización de la actividad para frenar su expansión. De esta forma, las exportaciones valencianas también se han visto afectadas en 2020 e inicios de 2021.

Estos últimos meses se ha experimentado una leve relentización de la recuperación debido a la festividad del Ramadán o el calendario chino de festivos, sumado a la subida del precio del petróleo y la escasez de materias primas.

Así lo ha reflejado un estudio realizado por la Cámara de Comercio de Valencia, en el que han subrayado que en las exportaciones se encuentra una de las claves para la recuperación económica de la Comunitat Valenciana.

Los certificados de origen concedidos durante marzo y abril de 2021 superan a los de 2020, con el inicio de la pandemia

Asimismo, se ha concluido que el mercado europeo es el que mejor se ha comportado, mientras los exteriores a este, que representan el 40% de las exportaciones valencianas, han registrado una senda de reactivación más moderada.

Los datos de certificados de origen expedidos por Cámara a terceros países muestran que los meses de marzo y abril de 2021 superan los registrados en los mismos meses de 2020, cuando se declaró el estado de alarma y el primer confinamiento.

En concreto, el mes pasado se expidieron 1.671 certificados de origen frente a los 1.473 de abril del año pasado y los hasta 2.499 de 2019. Arabia Saudí, China y Argelia son los destinos favoritos de las exportaciones valencianas, por delante de Emiratos Árabes, Turquía, Qatar y Egipto.

Los factores

Según el organismo, las circunstancias que han propiciado esta situación son:

  • El Ramadán (12 de abril-12 de mayo), festividad que reduce el ritmo de actividad en las sociedades musulmana.
  • El calendario de festivos en China, que es uno de los principales destinos. Además, este año el año nuevo chino no coincide con el europeo y se celebró en febrero, mientras la festividad del día del trabajo supone cinco días festivos del 1 al 5 de mayo.
  • La escasez de materias primas y el notable incremento de sus precios desde finales de 2020 afecta al ritmo de producción de algunas empresas, generando mayores incertidumbres y retrasando la toma de decisiones sobre la estrategia de producción y comercialización.
  • El «espectacular» aumento de los fletes (precio del alquiler de un medio de transporte) de los buques, sobre todo en Asia. Debido fundamentalmente al aumento del precio del petróleo, la congestión en las principales rutas del este y oeste, la escasez de contenedores vacíos y la previsión de una demanda de carga fuerte de tráfico marítimo ante el crecimiento de la demanda por parte de China y de otros países del sudeste asiático.

En consecuencia, las exportaciones a China y al sudeste asiático se han visto ralentizadas por las festividades y también por el encarecimiento de los fletes y la falta de disponibilidad de contenedores. En abril, el número de certificados de origen con destino a China ha retrocedido un 62% respecto al mismo mes de 2019 y un 24% respecto a abril de 2020