Goirigolzarri (Caixabank) lamenta que la «aritmética parlamentaria» impida «reformas de calado»

El presidente de Caixabank obvia las elecciones vascas y catalanas mientras pide un proceso de consolidación fiscal en España mientras alerta del efecto de las elecciones americanas y europeas en las tendencias globales de proteccionismo e intervencionismo

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Caixabank, ha dicho en Valencia que la economía española necesita «reformas de calado» que permitan el crecimiento a largo plazo. Sin hacer mención a las elecciones catalanas y vascas, pero sí a las americanas y europeas, Goirigolzarri ha pedido un proceso de consolidación fiscal de las cuentas publicas en España.

Durante la celebración de la junta general de accionistas, celebrada en el Palacio de Congresos de Valencia ya que Caixabank tiene su sede social en la capital de Turia, el presidente de Caixabank ha dicho: «Se hace necesario y urgente llevar a cabo un proceso de consolidación fiscal de nuestras finanzas públicas que sea creíble, sostenible y con vocación de ser  cumplido, con el objetivo de reducir el alto nivel de nuestro endeudamiento público que es, sin duda, un factor de riesgo para nuestra economía».

Esta propuesta la ha basado Goirigoizarri en que en los últimos 15 años la capacidad de crecimiento de la economía española ha sido escasa y esto se traduce en que, desde 2008, «el proceso de convergencia con Europa se ha detenido e incluso revertido». Si en 2008 el PIB per cápita español estaba siete puntos por debajo de la media del euro, esta brecha se amplió a 18 puntos en 2022, ha señalado Goirigolzarri.

El presidente de Caixabank ha incidido en que «la mejora de la productividad no se puede alcanzar por políticas de demanda, sino que requiere políticas de oferta. Y esto es sinónimo de reformas de calado que requieren consensos políticos y sociales, lo cual dada nuestra aritmética parlamentaria no parecen alcanzables en el corto plazo».

Alerta de proteccionismo e intervencionismo

El análisis económico mundial del banco ha partido de la base de que «la pandemia, los conflictos bélicos y la crisis energética han tenido un enorme impacto en los rediseños de las cadenas de suministros en el mundo» mientras «también se están produciendo cambios en las políticas de Estado de muchos países, que viran hacia el proteccionismo, y un creciente intervencionismo en las economías». 

«Estas tendencias, lejos de atenuarse, parece que se consolidan, por la duración de la invasión de Ucrania y porque desgraciadamente continúan reproduciéndose conflictos geopolíticos como hemos visto en Oriente Medio«, ha apuntado Goirigolzarri, que ha incidido en que «además, debemos tener presente que 2024 es un año de elecciones en el que el 50% de la población mundial está convocada a las urnas, alguna de estas, como las europeas en junio o las de Estados Unidos en noviembre, tendrán gran influencia en las tendencias que he comentado».

Respecto al situación en España, Goirigolzarri ha explicado que “en un contexto muy complejo, la economía española nos ha sorprendido positivamente”. «El crecimiento en el año va de menos a más, gracias a la contención de la inflación y las probables bajadas de tipos de interés que, en definitiva, serán un estímulo para la actividad”, ha indicado.

Mejora de la eficiencia de Caixabank

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortazar, ha señalado la fuerte mejora de la ratio de eficiencia en más de 9 puntos porcentuales en el año, hasta el 40,9%. “Se trata de una evolución muy satisfactoria, especialmente si tenemos en cuenta que en 2021 se situaba en niveles cercanos al 60%, y su evolución refleja el buen trabajo realizado desde la integración de Bankia, que ha permitido la generación de importantes sinergias en estos 3 años, manteniendo, a la vez, nuestra vocación de servicio y nuestra capilaridad. Tenemos la red de oficinas y cajeros más amplia de España, con una dimensión que dobla la del siguiente competidor”, ha dicho Gortazar.

En este sentido, el consejero delegado de la entidad ha explicado que “nuestra fortaleza financiera y posición competitiva líder nos permite seguir creando valor y mantener nuestra vocación de apoyo a la economía y a la sociedad. Es lo que define a nuestro grupo desde hace 120 años, y lo que para el equipo de CaixaBank es y seguirá siendo una prioridad”.

El dividendo de Caixabank sube un 70%

La Junta General Ordinaria de Accionistas de CaixaBank ha aprobado todos los acuerdos sometidos a votación, entre los que se encuentra el abono de un dividendo de 0,3919 euros por acción con cargo a los resultados de 2023, lo que supone un incremento del 70% frente a los 0,2306 euros del ejercicio anterior.

Esta remuneración, que se hará efectiva a los accionistas a partir del próximo 3 de abril, representa un payout del 60%, en línea con la política que se aprobó para este año de repartir entre el 50% y el 60% de los beneficios. Así, la cuantía total destinada a dividendos, con cargo a los resultados de 2023, asciende a 2.890 millones de euros.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Deja una respuesta