La azulejera Baldocer presenta un ERTE para 562 empleados hasta el 30 de junio

Las pequeñas empresas cerámicas auguran una crisis larga y ya piden ERTEs para suspender el empleo durante 18 meses

Baldocer durante la última edición de la feria de la cerámica, Cevisama, celebrada en 2020 antes del confinamiento por el Covid

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

La crisis de la cerámica ha dado en diciembre una vuelta de tuerca más a su crisis con ERTEs no sólo más numerosos sino, además, más largos. La recta final del año da muestras de cómo la crisis del gas ha agotado la resistencia del sector responsable de prácticamente un tercio del empleo de la provincia de Castellón. El mayor exponente de la última oleada de expedientes de empleo tiene como protagonista a Baldocer, una de las azulejeras más solventes y grandes del sector cerámico español, que va a aplicar un ERTE a 562 empleados hasta el 30 de junio de 2023.

Baldocer presentó este expediente el 15 de diciembre, según la documentación a la que ha tenido acceso Economía Digital. Se trata de una compañía que es líder y referente del sector. Según explica en su página web, tiene clientes en más de 130 países. «Hoy las instalaciones de Baldocer cuentan con más de 760.000 m2 de suelo industrial en pleno funcionamiento, lo cual nos consolida como una de las principales firmas del sector cerámico castellonense», asegura aún su página web.

Durante los primeros 19 días de diciembre, se han presentado 11 expedientes de suspensión temporal de empleo más uno de extinción, que afecta a Minera Catalano Aragonesa SA, que se ha desprendido de 16 trabajadores. A finales de noviembre, en concreto el día 29, la azulejera Barro, Diseño y Arte SL despidió a 17 empleados.  

El ERTE con más empleados afectados es el de Baldocer, superando el medio millar mientras que ninguno de los otros diez expedientes alcanza el centenar de afectados. Los expedientes de suspensión de empleo fijan un plazo máximo de ejecución y un número máximo de jornadas en las que se deja de trabajar y de cobrar el salario recibiendo a cambio la prestación por desempleo (que el trabajador consume y no dispondrá de ella en caso de despido). 

El ERTE es un mecanismo temporal que agota la prestación por desempleo del trabajador

Entre esos expedientes, destacan las medidas inéditas hasta ahora de pedir en la cerámica ERTEs con año y medio de duración y la potestad de suspender el empleo durante 18 meses de duración, es decir, a lo largo de 540 jornadas. Estas condiciones son las que tienen 27 empleados de Supercerámica SL y otros 40 de Planomyr.  

Esto significará, en el caso de que la compañía haga uso de todas las jornadas de suspensión permitidas en el ERTE, el afectado por el expediente consumirá de 18 de los 24 meses de prestación por desempleo que como máximo tiene como derecho un trabajador. Ambas empresas, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico, no habían realizado ERTEs recientemente.  

En el caso de que alguno de los trabajadores afectados tenga un periodo de cotización acumulando derecho por la prestación por desempleo inferior a cuatro años y medio (por lo que su derecho a paro sería inferior a 18 meses) podría sufrir una suspensión de empleo sin recibir compensación económica alguna. Esto también puede ocurrir en las empresas que durante 2023 van a suspender el empleo y ya lo hicieron durante el presente ejercicio.  

Sólo los ERTE del mecanismo RED, como lo que planteó la directora general de Trabajo, Elvira Ródenas, y que el ministerio de Trabajo controlado por Podemos rechazó, evitaría el consumo de derechos sociales por la parte de los trabajadores. La opción de que se aplique este mecanismo requiere de un cambio legal y no hay visos de que se vaya a producir, por ahora.  

La duración más habitual en los ERTEs es de 365 días 

Además de estos ERTEs, la duración de los expedientes aprobados en diciembre son de 90 días para el caso de 16 trabajadores de Benesol mientras que Azulmed ha optado por suspender el empleo hasta el 15 de mayo (152 días) a 48 empleados. Colorker ha pedido un expediente hasta el 30 de septiembre de 2023 (273 días) para 35 empleados. En el caso de Dualgres el plazo para llevar a cabo el ERTE es de 12 meses pero el máximo de jornadas que se pueden suspender a 69 empleados son 180.  

Con una duración de un año y un máximo de 365 días de suspensión de empleo, han pedido ERTEs para 2023 las sociedades del sector cerámico Codicer 95 (97 empleados), El Barco (60),  Fabricación Española Sanitaria (59) y Spain Ceramics World (31).

Estos ERTEs, que la patronal Ascer ha advertido en varias ocasiones que acabarán en EREs si no hay ayudas directas al sector, son el caldo de cultivo con el que el Consejo de Ministros tomó este martes la decisión de fijar las ayudas a las empresas gasintensivas que tanta decepción han provocado entre las azulejeras y las esmalteras.

Compromís va a Porcelanosa a criticar a Pedro Sánchez

Y también en Compromís. La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Aitana Mas (la sustituta de Mónica Oltra), ha calificado como “insuficientes para el sector cerámico valenciano” las ayudas aprobadas por el Consejo de Ministros para compensar el aumento de los costes en la producción industrial debido al incremento de los precios de la energía, especialmente del gas.

En este sentido, Mas ha señalado que “nos habría gustado que estas ayudas, que suponen alrededor de 950 millones de euros para todo el sector gasointensivo estatal”, fueran “más contundentes” y que se hubiera tenido en cuenta el sector de la cerámica de forma independiente, “de acuerdo con el modelo de ayudas de países como Italia, donde el sector cerámico también tiene un gran peso en el conjunto de la industria”. 

No obstante, ha añadido que se trata de un “apoyo importante y necesario”, que, además, “tiene que venir desde el Gobierno central, ya que desde el Consell no podemos asumir esta magnitud de ayudas que son necesarias para las empresas valencianas que se dedican al sector de la cerámica. En cualquier caso -ha apuntado- esperaremos a ver cómo es la letra pequeña para saber la magnitud real”. 

Aitana Mas y Rafa Climent, durante la visita a Porcelanosa

Aitana Mas ha realizado estas declaraciones durante su visita a las instalaciones de Porcelanosa en Vila-real, en la que ha estado acompañada por el conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, para mostrar “el apoyo del Consell al sector cerámico de la Comunitat Valenciana y reconocer el esfuerzo innovador que realizan, especialmente en un momento de dificultad como el actual”.

“El sector no pasa por su mejor momento debido al aumento de los precios del gas. Por eso es muy importante poner en valor el trabajo de empresas como Porcelanosa, que están innovando dentro del nuevo paradigma del clúster cerámico en el que la transversalidad, la automatización y la digitalización están a la orden del día”, ha dicho Aitana Mas.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Ahora en portada
Caixabank se pone de lado de los hoteles en su lucha contra AirBNB