Maersk avisa sobre la «congestión» del Puerto de Barcelona y urge a las empresas a recoger sus mercancías

Entre los puertos del Mediterráneo, la naviera danesa también alerta sobre la situación en Algeciras y Tánger

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

La naviera danesa Maersk advierte sobre la «congestión» y el aumento de los tiempos de espera que se están acumulando en el Puerto de Barcelona debido a que «la densidad de los muelles ha aumentado» y, por ello, urge a sus clientes a que «recojan sus unidades de importación y sus contenedores vacíos lo antes posible».

Y este aviso llega en un momento en el que, tal y como contamos en Economía Digital, el transporte por mar se encuentra cerca de su límite: solo queda disponible un 0,6% de la flota total de contenedores, lo que supone su nivel más bajo en casi dos años, cuando el mundo todavía sufría la pandemia de covid-19 y sus efectos sobre las cadenas de suministro globales.

En concreto, según datos de Alphaliner, la demanda continua de tonelaje adicional a raíz del conflicto en el Mar Rojo sigue tensando la cuerda y ha resultado en una reducción adicional en la flota de buques portacontenedores inactivos en la segunda mitad de febrero.

Y esto pese a que el mercado naviero se encuentra en su tradicional ‘periodo de calma’, esto es, el comprendido entre el Año Nuevo Chino y la temporada alta de verano. Grandes navieras como la italo-suiza MSC llegaron a cancelar viajes desde Asia a Europa y América durante cuatro semanas por la festividad del gigante asiático.

En su actualización de la situación del mercado de abril, Maersk alerta sobre la situación en los hubs del Mediterráneo occidental y explica que la compañía están vigilando los niveles de densidad de los puertos de esta zona, especialmente en Barcelona, Tánger y Algeciras.

En Algeciras y Tánger, las condiciones meteorológicas adversas y los retrasos en los flujos han contribuido a un resultado similar al que está viviendo Barcelona.

«Nuestros equipos están trabajando para mejorar los niveles de densidad mediante la optimización de las conexiones y la reducción de los movimientos de transbordo, así como la obtención de movimientos adicionales, lo que se espera que reduzca los niveles de densidad en las próximas semanas», señala la naviera.

La situación en Baltimore sigue encallada

Además, destacan como uno de los principales puntos de tensión el accidente de un buque portacontenedores en el puente Francis Scott Key, en Baltimore, a finales de marzo, que «sigue repercutiendo en los servicios logísticos con origen y destino en la costa este de América».

De hecho, Maersk recuerda que, por el momento, mientras continúan las tareas para la vuelta a la actividad normal en el puerto de Baltimore, no se aceptarán nuevas reservas entre Europa y este puerto «hasta nuevo aviso». Sin embargo, Maersk continuará sirviendo a Baltimore a través de puertos alternativos de la costa este como Newark, Norfolk y Filadelfia por carretera y ferrocarril en función de la capacidad disponible, recuerdan.

La compañía danesa, de hecho, sigue la misma estrategia que el resto de las grandes navieras del mundo, que han establecido planes de contingencia en sus rutas hacia Estados Unidos tras el accidente ocurrido en el puente de Baltimore. Y, en concreto, la italo-suiza MSC ha tenido que reajustar rutas que unen Turquía y Grecia con Norteamérica y que cuentan con escala en Valencia.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp