Casado guarda a Cantó en la nevera y apuesta por Catalá para la alcaldía de Valencia

La presidenta del PP en la ciudad de Valencia entregó este viernes más de 1.200 avales a favor de la candidatura de Mazón, a cambio de que Génova le permita revalidar su puesto.

ff98c1d1a0ed5fbbb361bae42c8f51468e5f6dcd

Mazón defiende la necesidad de las manifestaciones en la CV para evitar «sueños anexionistas». Foto: EFE/Manuel Bruque

El Partido Popular continúa con la renovación de sus territorios. El próximo 3 de julio tendrá lugar el congreso regional del PP en Valencia y abrirá la puerta al resto de cónclaves que se celebrarán ya después del verano. Tal y como ha venido publicando Economía Digital, Génova validará a su candidato, Carlos Mazón, tras apartarse de la carrera la actual presidenta Isabel Bonig.

Bonig no contaba con la confianza de Casado y así se lo trasladaron a la dirigente desde la dirección nacional hace varios meses. Sin embargo, la valenciana quiso plantar cara con unas primarias y, finalmente, no podrá ser. Su retirada deja la puerta abierta al candidato favorito de la dirección, un «casadista», según las fuentes consultadas como es Carlos Mazón.

El PP ya ha cerrado la que será su pareja política o el nuevo tándem para Comunidad y Ayuntamiento. La actual portavoz y presidenta del PP en la capital, María José Catalá, seguirá siendo la candidata a la alcaldía, mientras no se descarta como portavoz en las Cortes Valencianas.

ae79d8ceb8aec4e3c1bf5f81a396a976f8dec596
El presidente de la Diputación de Alicante y presidente provincial del PP, Carlos Mazón. Foto: EFE/Manuel Bruque

Tanto el PP valenciano como desde Génova buscan cerrar así los rumores sobre el posible fichaje del ex diputado de Cs, Toni Cantó, para ocupar este puesto.

La propia Catalá ya ha advertido que era «una línea roja» que puso a Génova, revalidar su cargo, si el partido quería que participara en la campaña de recogida de avales a favor de Mazón.

Finalmente, Catalá ha entregado este viernes más de 1.200 avales que apoyan la candidatura de Mazón para la presidencia del PPCV. De esta forma si Mazón gana, Catalá también se haría con la Secretaría General del PPCV.  

«En todas mis conversaciones recientemente con la dirección nacional he puesto por delante que mi prioridad era el Ayuntamiento y ser candidata a la Alcaldía», aclaró Catalá esta semana ante la figura de Cantó.

Recelo en los sectores internos de Valencia

Sin embargo, no todo son felicitaciones ni buenas palabras para Catalá. Un sector interno del PPCV no vería bien la acumulación de cargos de la dirigente y ya estaría alertando de que podría contravenir los estatutos del partido.

El objetivo de Catalá pasa a partir de ahora por aprovechar su posición de fuerza en el partido con Mazón para ganar aún más visibilidad y poder. Confirmado su cargo como secretaria general una vez el alicantino se haga con el control del partido en el congreso del 3 de julio, la realidad es que Catalá tampoco se autodescarta para la portavocía del grupo parlamentario en las Cortes, donde ella es diputada.

«Depende del grupo y de la presidencia del PPCV. Es pronto para anunciarlo pero estoy tranquila porque el grupo funciona muy bien con los tres portavoces adjuntos», subrayó Catalá esta semana.

Las voces críticas señalan que, de confirmarse estos dos cargos, supondría una acumulación para la también presidenta local y diputada en las Cortes Valencianas.

«No podrá desempeñar más de un cargo territorial, como presidenta o como secretaria general, ni acumular a este puesto más de un cargo de representación institucional local, autonómica o nacional», alertan según el décimo artículo de los estatutos.

Unas críticas que Catalá ya había escuchado y quiso zanjar en una entrevista esta semana señalando: «En esas conversaciones se ha hablado de mi candidatura, de la presidencia del PP y de la compatibilidad con cargos orgánicos». La dirigente tiene la «absoluta tranquilidad de contar con la confianza de la dirección nacional y de Carlos Mazón», sentenció.

De hecho, la propia Catalá recordó que la designación de los candidatos de las capitales de provincia corresponde única y exclusivamente a la dirección nacional del partido, es decir, que no habrá unas primarias a las que pudiera presentarse Cantó, por ejemplo, en 2023.

Sin embargo, el sector crítico advierte que, por esta misma regla de tres, hay quien en el PP especula con que, llegado el momento, si Génova ve en Cantó a un candidato mediático y con más tirón que Catalá, bien podría ocupar el puesto al que aspira esta última, como algunos reprochan que Casado le ha hecho a Bonig.