“Vamos a vivir el 9 d’Octubre más descafeinado de la historia»

La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, exige al equipo de Gobierno local que no se suprima el acto de bajada de la Real Senyera

img 4169

“Vamos a vivir el 9 d’Octubre más descafeinado de la historia», asegura la portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, que exige hoy al alcalde de València y a sus socios de gobierno el PSOE que rectifiquen y que acepten la propuesta del PP de, como mínimo, no suprimir el acto de bajada de la Real Senyera desde el balcón del Ayuntamiento a la plaza del Ayuntamiento.

“Entendemos que con la situación de la COVID 19 es más complejo y es inviable realizar la procesión cívica sin que se produzcan aglomeraciones, pero se puede celebrar el solmene acto de bajar la Real Senyera, tal y como se hizo el homenaje a la víctimas de la COVID19, cuando se cerró la plaza del Ayuntamiento para un concierto”, explica Catalá. 

“Se podrían haber buscado alternativas para realizar la tradicional bajada de la Real Senyera, con el brillo y solemnidad que merece nuestro principal emblema como pueblo, un acto que se ha celebrado durante los últimos cincuenta años sin interrupción, resalta. 

La delegación del Gobierno ha autorizado hasta siete actos públicos el día 9 d’Octubre, entre ellas dos manifestaciones por  las calles de la ciudad. Por ello, la portavoz popular afirma que “no entendemos cuáles son los motivos para no realizar la bajada de la Real Senyera a las 12 del mediodía como se hace ininterrumpidamente desde hace más de 50 años”.

El Grupo Municipal Popular también propuso, tras reunirse con el sector pirotécnico, la posibilidad de convertir la víspera del 9 d’Octubre a Valencia en un gran castillo de fuegos artificiales disparando desde todos los distritos y pedanías de la ciudad, “para de esta forma apoyar a un sector parado desde el inicio de la pandemia”. 

Catalá lamenta que el Congreso de los diputados rechazara ayer, con los votos de PSOE, Podemos y VOX, aplicar el IVA cultural reducido al sector de la pirotecnia, “en contra de lo aprobado por unanimidad en Les Corts el pasado mes noviembre”.