Alcampo trae de Asturias huevos saludables y ecológicos: las gallinas viven mejor que un hotel 5 estrellas (y te contamos por qué)

La cadena de supermercados Alcampo tiene a la venta huevos ecológicos de gallinas criadas en libertad que comen hierba, verduras y fruta

Es posible que seas de esas personas que, en el último año y a causa de la pandemia del coronavirus, haya cambiado sus hábitos de consumo. De esas que ahora intenta preparar siempre la comida en casa, evitando los procesados y los congelados, y recurriendo a productos frescos, saludables y ecológicos.

En este sentido, uno de los productos que más se ha puesto de moda en este aspecto son los huevos ecológicos. Esos que producen gallinas que han sido criadas en libertad. Y es que, además de ser un producto saludable, provienen de animales que no han sufrido en su explotación. Y eso siempre es un punto a favor.

En Alcampo puedes comprar 6 huevos ecológicos por 2,21 euros

En Alcampo, por ejemplo, puedes encontrar un pack de 6 huevos frescos ecológicos  por 2,21 euros. Es decir, cada huevo cuesta 0,36 euros. Son de tamaño M-L. Y atención a cómo viven las gallinas que las producen.

Huevos de La Granja de Sauri de Casa Garzea a la venta en Alcampo
Huevos de La Granja de Sauri de Casa Garzea a la venta en Alcampo

Estos huevos a la venta en Alcampo provienen de la empresa La Granja de Sauri de Casa Garzea, afincada en Asturias. Se trata de uno de los proveedores que más cuida a sus gallinas. Así lo cuentan en su página web.

Así viven las gallinas que ponen los huevos ecológicos a la venta en Alcampo

Según el portal, estas gallinas no se alimentan del pienso procesado que les suelen dar en muchas granjas, sino de hierba, verduras y fruta, lo que garantiza su buena salud.

Huevos de La Granja de Sauri de Casa Garzea a la venta en Alcampo
Huevos de La Granja de Sauri de Casa Garzea a la venta en Alcampo

Además, las gallinas que ponen los huevos a la venta en Alcampo viven en total libertad, en un entorno de naturaleza y vegetación. En la Granja de Sauri de Casa Garzea las califican como asilvestradas. Y según explican “vuelan, suben, bajan, entran y salen cuando quieren”. Ello ayuda al desarrollo de sus instintos naturales. Y también les ayuda en sus ciclos de sueño, comida, etc.

Pero eso no es todo. También pasan mucho tiempo al sol, lo que las dota de energía y vitaminas imprescindibles para que sean saludables. Y también se dan relajantes baños de arena. Vamos, que viven como en un hotel de cinco estrellas.

Con todo ello, en Casa Garzea aseguran que consiguen obtener los mejores huevos sin necesidad de aditivos. “Todo fluye de modo natural”, afirma el productor.

Robert Rodríguez