Una imagen del centro de planchado vertical de Lidl.

El electrodómestico de Lidl que sorprende a todos: la plancha vertical

stop

Los supermercados alemanes lanzan un centro de planchado ideal por su sencillez y por el poco tiempo que requiere para alisar la ropa

Barcelona, 28 de julio de 2020 (10:56 CET)

Lidl lo ha vuelto a hacer. Tras causar furor con su propio robot de cocina y despertar la admiración del público con su aspiradora, ahora quiere hacer lo mismo con las planchas. La cadena de supermercados alemana tiene a la venta dos electrodomésticos para hacer la vida más fácil a los españoles: el maniquí de planchado junto al centro de planchado vertical.

Planchar es una de las tareas domésticas más odiadas por la mayoría de los ciudadanos. Y Lidl lo sabe. Por ello tiene en el mercado este conjunto de electrodomésticos para lograr buenos resultados sin necesidad de utilizar mucho tiempo ni ser un experto en la técnica de planchar.

Por un lado, la compañía dispone de su maniquí de planchado, a la venta por 59,90 euros. Su uso es muy simple: puedes enfundar tus camisas o camisetas en el maniquí, que se hincha y gracias a su temperatura elimina sus arrugas y deja las prendas listas para ser utilizadas.

Una vez activado el temporizador manual --con un rango de tiempo de entre 5 y 30 minutos-- solamente queda esperar a que tus prendas estén listas para ser utilizadas.

El maniquí de planchado de Lidl

El centro de planchado de Lidl cuesta menos de 75 euros

La segunda de las propuestas es el centro de planchado vertical, que se vende por 74,99 euros. Este electrodoméstico es un complemento perfecto para las personas que no saben o no tienen tiempo para planchar. Su funcionamiento es incluso más fácil que el de la plancha tradicional.

Es sencillo: la ropa se coloca en la percha, seleccionas la potencia de vapor según el tejido y se aplica la presión por toda la prenda. Junto con la percha, el electrodoméstico incorpora un cepillo para que la tela se abra y el calor penetre mejor en el tejido, un accesorio para pliegues --ideal para marcar la raya del pantalón, por ejemplo-- y un guante para no quemarte las manos.

A nivel técnico, el centro de planchado tiene una potencia de 1.630 W y necesita solamente 60 segundos para estar listo. Su depósito de agua es de 2,5 litros, por lo que aguanta perfectamente planchados largos.

¿Por qué comprar un centro de planchado?

Los centros de planchado ganaron popularidad en los últimos años en España. Son varias las razones para decantarse por uno de ellos frente a la tradicional plancha de vapor. Para empezar: el enorme depósito de agua, capaz de almacenar la suficiente para planchar cantidades de ropa abundantes, un dolor de cabeza para muchas familias.

Además, son muy poco pesados y desprenden una gran cantidad de vapor, por lo que son sencillos de usar; incluso más que una plancha de toda la vida. Además, pueden llegar a permitir ahorrar en agua y energía porque suelen ser más eficientes que su tradicional rival.

Hemeroteca

Lidl
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad