Lidl automatiza la peor tarea de limpieza en el hogar: nuevo invento ‘low cost’ al que sólo le falta hablar

La cadena de supermercados alemana Lidl sorprende con un nuevo producto 'low cost'

Si algo saben los que tienen en mente siempre a Lidl como una de las cadenas de supermercados de referencia en cuanto a productos novedosos a buen precio, es que los germano no cejan en su empeño de seguir ampliando su catálogo de productos.

Los alemanes saben muy bien también que cada vez son más los que acuden a sus tiendas, sobre todo la tienda online, en busca de productos que les ayuden en casa, ya sea para cocinar o para limpiar.

Su catálogo de productos en estas categorías no hace otras cosa que crecer, y lo hace demás manteniendo la máxima que ha llevado a Lidl a ser precisamente la cadena reina en este sentido: una relación calidad/precio más que interesante.

El limpiacristales recargable de Lidl

Ahora Lidl sorprende con un nuevo producto que va a hacer mucho más fácil y sencilla una de las tareas del hogar más pesadas y complicadas: la limpieza de cristales, espejos, etcétera.

El limpiacristales recargable de Lidl por tan sólo 24,99 euros
El limpiacristales recargable de Lidl por tan sólo 24,99 euros

Y es que a su limpiacristales recargable sólo le falta hablar. Gracias a sus sistema de aspiración, este limpiacristales eléctrico no gotea, uno de los principales problemas a la hora de limpiar este tipo de superficies.

Funciona con batería, y ojo porque no está ideado tan sólo para espejos o cristales, sino que también puede usarse para limpiar baldosas o la ducha. Como no podía ser de otra manera, el precio es lo mejor de este invento de Lidl.

Los complementos del limpiacristales recargable de Lidl
Los complementos del limpiacristales recargable de Lidl

Y es que, como bien podemos ver en su web, donde ya está a la venta (estará disponible en tiendas a partir del próximo 5 de agosto), su precio es de tan sólo 24,99 euros. Un precio que lo convierte en producto estrella de Lidl y que seguro que va a provocar que sean muchos los que quieran hacerse con uno de ellos.

Iñaki Maresca