OCU recomienda no abusar de un producto nada sospechoso

La Organización de Consumidores y Usuarios y la alerta acerca de un producto cada vez más común en las cocinas españolas

OCU logo

OCU logo

Desde hace ya años, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se ha convertido en un referente para muchos usuarios a la hora de saber qué productos son mejores que otros.

Sus estudios sobre todo tipo de productos que podemos encontrar normalmente en los supermercados son cada vez más seguidos por los consumidores. Entre otras cosas porque la OCU es neutral e imparcial.

Eso sí, esta organización no tan sólo trabaja para averiguar qué productos son más o menos aconsejables para comprar, sino que también lanza de vez en cuanto alertas de cara a una alimentación más saludable.

La OCU y los peligros de la soja

Y ahora lo ha hecho con la soja y sus derivados, un alimento cada vez más común en las cocinas españolas, ya sea por la propia salsa en sí, típica para acompañar a platos de origen asiático, como en productos que derivan de la soja. Un producto que no es sospechoso precisamente de ser poco saludable si se abusa de él.

La OCU deja muy claro que la soja tiene beneficios: “El valor nutritivo de la soja es innegable: tiene un elevado contenido de proteína y de alta calidad, además de un perfil de ácidos grasos muy saludable”, apuntan en su web.

Soja
Soja

Eso sí, también alertan del riesgo de consumir en exceso: “Lo que limita su consumo es la presencia de isoflavonas. Si se superan determinadas cantidades diarias o semanales (cantidades que son más bajas para los niños que para los adultos), pueden aparecer problemas de salud.”, apuntan.

En este sentido, la OCU apunta que se puede tomar soja todos los días, pero lo que lo importante es la cantidad de las isoflavonas. Así, los resultados de su estudio apuntan loas siguientes conclusiones:

  • Un niño de unos 20 kilos de peso no debería consumir más de una ración de producto de soja al día, ya sea un vaso de bebida de soja o un sustituto de comida o un postre de soja. En el caso del tofu, la porción ha de ser pequeña, ya que este producto tiene mucha concentración de isoflavonas. Cuando se trata de salsa de soja o sopa miso, la cantidad de isoflavonas que lleva es tan baja que el tamaño de la ración no tiene mucha importancia.
  • Los adolescentes, con dos porciones de productos de soja ya llegan al límite considerado de seguridad. No conviene que los tomen a diario. Atención, por tanto, aquellos adolescentes que por cuestiones éticas principalmente están dejando de consumir carne, deben hacer una dieta variada donde la soja no tenga mucho protagonismo y elegir otros alimentos ricos en proteínas, como frutos secos, legumbres, cereales, verduras, etc.
  • En adultos, dos porciones, o incluso tres si llega el caso, podría ser adecuado, pero no cada día para no superar la dosis semanal. Un vaso de bebida de soja al día y un sustituto de carne de soja sería adecuado, o incluso con algún postre de soja, pero nada más. Ahora bien, si el consumo de productos a base de soja no es diario, ¡no hay ningún problema en incluirlos en la dieta!
  • Los bebés y mujeres embarazadas no deberían consumir mucha soja.