Abad se desmarca de un pacto de reindustrialización de la corona de BCN

stop

La patronal Cecot indica que han existido problemas en las dinámicas organizativas, aunque otros interlocutores señalan que perseguía un papel más elevado en el redactado

El presidente de Cecot, Antoni Abad | EP

20 de abril de 2014 (21:06 CET)

La patronal Cecot ha decidido quedarse al margen de un pacto de reindustrialización de la corona de Barcelona que se firmará la próxima semana con los principales agentes del territorio. La organización presidida por Antoni Abad justifica su determinación por “problemas en las dinámicas organizativas”. Aunque otras fuentes conocedoras de las negociaciones indican que los motivos van más allá.

La patronal reclamaba un papel más elevado en el proceso; una derivada de la pugna por el papel institucional que las organizaciones empresariales mantienen en el ámbito catalán. De hecho, en el inicio del debate la organización participó activamente y gran parte de sus propuestas se han incluido en el documento final, señalan los mismos interlocutores. El distanciamiento de Abad fue paralelo a la incorporación de más agentes.

Iniciativa de los sindicatos

El pacto de reindustrialización del territorio fue una iniciativa de los sindicatos. La primera intención de UGT y CCOO era aprobar un decálogo de medidas para frenar la destrucción de la industria del Vallès Occidental.

El decálogo ha derivado en un documento en cuya redacción se han incorporado las dos cámaras de comercio de la zona (la Cambra de Comerç de Sabadell y la de Terrassa); la patronal de las pymes catalana, Pimec; la organización territorial que representa a Foment del Treball en Sabadell, Ciesc (en Terrassa es Cecot); las tres universidades que tienen facultades en el territorio; y los 23 alcaldes de los municipios de la zona. “Va un paso más allá de un acuerdo de concertación”, señalan otros interlocutores vinculados.

Falta de sintonía con Pimec

A la falta de sintonía de Cecot y Pimec en el territorio, conocida por todos los agentes, se le ha unido que los firmantes persiguen intereses distintos con el acuerdo. Se trata del primer documento que suma des del punto de partida a las patronales, los sindicatos, partidos políticos y las universidades.

El objetivo común es devolver la riqueza industrial que tuvo una de las comarcas con más factorías de Catalunya que en la última década se ha quedado sin empresas que realmente sean tractoras en el territorio. La crisis y las deslocalizaciones han provocado que grandes grupos como Derbi, Sharp o Yamaha bajaran la persiana. Otras compañías como Cubigel o Panrico han perdido el músculo productivo que tenían antaño, con conflictos laborales aún latentes.

El acuerdo se firmará una jornada antes del 1 de mayo, día internacional de los trabajadores. Los implicados lo dejan abierto para que Cecot se sume en los próximos meses.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad