Acciona se quedará sin indemnización si pierde el contrato de ATLL en Cataluña

stop

'GUERRA DEL AGUA'

Instalaciones de Aigües Ter Llobregat (ATLL), en una imagen de archivo / ED

Barcelona, 17 de diciembre de 2014 (21:16 CET)

La aventura de Acciona en las aguas catalanas puede terminar peor de lo previsto por el grupo de los Entrecanales. Dos informes jurídicos solicitados por su rival en la licitación, Aguas de Barcelona (Agbar), dejan claro que la legislación española sólo contempla que la empresa recupere el capital invertido para hacerse con la concesión. Se queda sin la recompensa más cuantiosa en los litigios con la administración pública: el lucro cesante.

Los dictámenes, a los que ha tenido acceso Economia Digital, están firmados por dos catedráticos de derecho administrativo. Joaquín Tornos, de la Universidad de Barcelona, y Santiago Muñoz Machado, de la Complutense de Madrid (también es miembro de la Real Academia Española, RAE). Ambos letrados señalan que el documento que deja sin indemnización en Acciona es el mismo que le ha desplazado de Aigües Ter Llobregat (ATLL): la resolución del Tribunal Català de Recursos Contractuals (la antigua Oarcc) de 2 de enero de 2013.

Responsabilidad de Acciona

La institución presidida por Juan Antonio Gallo excluyó la oferta de los Entrecanales de la licitación al no ajustarse al pliego de condiciones (incumplía el calendario de obras). Por lo que Acciona sería responsable de la pérdida de la anulación del contrato al que la Generalitat está obligada "en la medida que éste presentó una oferta que no se ajustaba a lo dispuesto en los pliegos", indica Tornos.

Incluso aporta una sentencia del Tribunal Supremo del 11 de marzo de 1999 en la que se señala la "ausencia de deber jurídico del administrado de soportar el resultado lesivo". Los juristas también destacan resoluciones del Consejo de Estado y el Tribunal Europeo que justifican sus conclusiones.

Justificar las inversiones y gastos útiles

Legalmente, el Govern de Artur Mas tiene que devolver los 298.651.830 euros que el consorcio liderado por Acciona junto al brasileño BTG Pactual y un grupo de minoritarios (con las familias Rodés y Godia en la cabeza) pagó como canon inicial.

A ello se le deben añadir las inversiones que se hayan desarrollado en ATLL en los últimos dos años. "Indemnización por las inversiones y gastos útiles realizados", indica Muñoz Machado en su escrito. Es trabajo de los Entrecanales justificar los proyectos iniciados en el seno de la gestora de aguas catalanas, cuyos empleados tachan de escasos.

Muñoz Machado concluye que en la guerra del agua "puede explorarse con más seguridad que SGAB (Agbar) haya sufrido lesiones resarcibles que puedan reclamarse con fundamento en diversas vulneraciones del derecho comunitario" .

Culpabilidad de la Generalitat

Todos los documentos judiciales destacan que han pasado dos años desde que la oferta de Acciona fue legalmente excluida de la licitación hasta que se ha decidido mover ficha para anular el contrato. La Generalitat se ha resistido a cumplir con las sentencias contrarias a sus intereses. Resoluciones en las que se decía claro que, a pesar de que el TSJC aún no se hubiera pronunciado sobre el fondo de la pugna judicial, la concesión se debía revertir.

El Ejecutivo de Mas tiene parte de culpa de la situación actual de ATLL. Aunque es "atemperada y modulada" porque, en el fondo, quien erró fue Acciona al presentar una oferta que no cumplía con los pliegos del contrato, afirma Tornos.

Los Entrecanales defenderán su posición en los tribunales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad