Alstom saca pecho de los resultados en Francia en pleno ERE español

stop

Los trabajadores de la planta catalana amenazan con una huelga indefinida si no se llega a un pacto antes del 30 de julio

23 de julio de 2014 (21:25 CET)

La multinacional francesa Alstom ha presentado este miércoles unos resultados que han convencido a los inversores sobre el negocio en el primer trimestre. El grupo ha anunciado que el contrato ferroviario conseguido en Suráfrica ha impulsado el volumen de negocio de la división ferroviaria de la compañía. La facturación alcanza los 8.200 millones de euros, el 16% más que el mismo periodo del año anterior.

Mientras las acciones del grupo se han revalorizado en la bolsa de París, la filial española ha dejado de producir en una jornada de huelga contra el expediente de reducción de empleo (ERE) que el grupo quiere aplicar. La cúpula asegura que la bajada de encargos en la planta catalana, situada en Santa Perpétua de Mogoda (BCN), propicia la amortización de 193 empleos.

Reducciones puntuales, no estructurales

El comité de empresa se niega a aceptar esta medida y señala que sólo está dispuesto a negociar ajustes no traumáticos para hacer frente a una bajada de negocio que tachan de puntual. “Aquí no existe ningún problema estructural”, indican fuentes de la representación laboral.

La regulación se negociará hasta el 30 de julio. Si no hay acuerdo antes de esa fecha, la plantilla amenaza con decretar la huelga indefinida a la vuelta de las vacaciones de verano (agosto es inhábil en el grupo). Asimismo, reclaman que el Gobierno central y la Generalitat de Catalunya se impliquen en el conflicto laboral de una factoría con un alto valor añadido, ya que diseña y produce trenes que circulan tanto en España como en todo el mundo.

Implicación del Gobierno

Los trabajadores quieren que los Ejecutivos se sienten también a negociar con la dirección de Alstom, encabezada por Antonio Moreno a nivel estatal y Joan Foracada en Catalunya. Recuerdan que el Gobierno francés hizo lo propio cuando Alstom decidió vender la división energética a General Electric. Un precedente que no pretenden que se rompa en la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad