stop

Amazon cuenta ya con decenas de marcas propias, difícilmente identificables en su web, con las que pretende atacar nuevos mercados de alta rentabilidad

Economía Digital

Paquetes de compras online de Amazon almacenados en el centro logístico de la compañía en Brieselang, Alemania. EFE/Oliver Mehlis

Barcelona, 07 de agosto de 2017 (19:30 CET)

Las grandes tecnológicas globales tienen aspiraciones de todo tipo excepto modestas. La exigencia de un crecimiento sin freno lleva a estas compañías a buscar continuamente nuevas líneas de ingresos. En el caso de Amazon, el portal que nació y creció en su primera etapa como simple intermediario comercial, los planes pasan por atacar la producción de casi cualquier artículo de reconocida rentabilidad.

En 2009 la compañía que capitanea Jeff Bezos dio el primer paso al crear Amazon Basics, una especie de marca blanca propia de productos de electrónica e informática. La enseña se convirtió en un éxito más de Amazon y hoy vende también artilugios de cocina o complementos para mascotas, entre otros bienes. Pero las aspiraciones de Amazon van mucho más allá. Tanto que la empresa no ha dejado de crear nuevas marcas en los últimos meses, fijándose siempre en artículos altamente demandados en su portal. 

Según una investigación del medio digital Quartz, la tecnológica cuenta con más de 800 enseñas registradas o en proceso de aceptación por parte de la oficina de patentes de Estados Unidos (USPTO, por sus siglas en inglés). De ellas, un total de diecinueve venden actualmente a través de Amazon.com o tienen páginas propias en la web de la compañía.

Amazon: cuenta con 800 marcas vinculadas en la oficina de patentes de EEUU

Se trata de marcas como Arabella o Mae, ambas de lencería femenina; Happy Belly, alimentación; Beauty Bar, cosméticos; Franklin & Freeman, zapatería masculina; James & Erin o Lark & Ro, ropa femenina; Mama Bear, productos para bebés; o Nupro, accesorios tecnológicos. Hay que tener en cuenta que en ninguna de las reportadas por la investigación el consumidor puede intuir la presencia de Amazon detrás. Con la única excepción de Pinzon, que vende ropa de cama y cuenta en su nombre con la coletilla by Amazon. En otros casos un elemento diferenciador es que sus productos solo los puedan adquirir los clientes premium de la tecnológica, al igual que ocurre con otras enseñas ajenas.

Marcas por lanzar

Con todo, entre la larga lista de marcas vinculadas a Amazon aparecen también algunas de las que todavía no hay presencia en el portal. Dos ejemplos: Instant Pretty, de maquillaje o GT Prime, de productos para el coche. Y otras ya activas y que, a pesar de contar con números de registro diferentes, tienen datos coincidentes en la oficina de patentes de EEUU. Estas marcas, como la textil Goodthreads o la firma de bañadores Ocean Blues, venden además únicamente a través del escaparate de Amazon.

El experto en marketing Mark DiMassimo, en declaraciones a Quartz, ve coherente la creación de estas marcas clandestinas con la estrategia de expansión de Amazon. El motivo es que a día de hoy el consumidor todavía asocia a Amazon con un tipo de productos concreto -como pueden ser aquellos relacionados con la tecnología o la electrónica de consumo-, un imaginario del que quedan fuera mercados potencialmente muy rentables para la tecnológica, y que por tanto que estarían siendo atacados mediante estas enseñas recién creadas.

¿Transparencia? ¿Monopolio?

Aun así, las preguntas frente a esta estrategia son muchas. La principal es si Amazon estaría infringiendo los derechos del consumidor -muy divergentes, por otro lado, en los diferentes mercados mundiales- al no dejar patente su propiedad sobre las marcas en cuestión. Otras reflexiones: ¿Hasta qué punto Amazon avasallará a otras firmas más pequeñas comiéndoles más y más terreno, hasta alcanzar tintes monopolísticos? ¿Llegará así un día en que todo el comercio minorista mundial pase o esté en manos de la compañía de Bezos? Preguntas que, visto lo visto, están en el aire.
 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad